Truco para pedir dinero por la calle (con éxito)

Si alguna vez las circunstancias (sean las que sean) os llevan a la necesidad de tener que pedir dinero por la calle, hay un truco de la psicología social que conviene tener muy presente. Veamos… cuando alguien intercepta a otra persona y le pide unas monedas, la respuesta normal es que ignore su petición y continúe su camino calle abajo sin prestarle atención. Sin embargo, la película cambia enormemente cuando se plantea una pregunta del tipo “Perdone usted, ¿tendría los veinte céntimos que necesito? En esta situación la idea que nos viene inmediatamente a la cabeza es: “¿Por qué este tipo necesita exactamente 20 céntimos? ¿Es para el billete del metro? ¿Es para comprarse un bocadillo?”. Es decir, de repente, el pedigüeño que nos para y solicita dinero se convierte en una persona real con necesidades reales, y no alguien que pueda ser ignorado irreflexivamente. Esta teoría fue verificada en un estudio con estudiantes, los cuales comprobaron que cuando pedían 17 ó 37 centavos de dólar, el número de transeúntes que les daba dinero era casi el doble que cuando se limitaban a pedir unas monedas o calderilla. Pero es que además, si la cantidad demandada es suficientemente baja, la persona a quien se pide probablemente entregará una cifra mayor (de esta manera resolvería la disonancia cognitiva de verse a sí mismo como un tacaño, cuando siempre se ha considerado alguien generoso y desprendido).

Por consiguiente, parece razonable solicitar cantidades muy modestas, para de esta manera provocar el mayor número de respuestas positivas y maximizar la recaudación obtenida. Esperemos no tener nunca que comprobar estas teorías…

Fuente: La era de la propaganda. Uso y abuso de la persuasión (Anthony Pratkanis y Elliot Aronson)


1 comentario

  1. Lector decepcionado   •  

    En Málaga llevan SIGLOS pidiendo esos 20 céntimos que les faltan para coger el bus. Es casi divertido ver al pobre atrapado en su día de la marmota. Pobrecito, siempre le faltan 20 céntimos, CADA DÍA.

    El título alternativo para el post en esa ciudad es “cómo hacer que crean que eres un drogadicto, pidiendo pequeñas cantidades de dinero”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *