Truco casero para regar las plantas cuando te vas de viaje

Tenemos que irnos de viaje y no podemos recurrir a ningún vecino o familiar para regar nuestras queridas plantas. Se trata de una situación que se da con muchísima frecuencia, ¿verdad? Pues bien, no desesperemos, porque nos serviremos de un fenómeno físico denominado capilaridad para que nuestras plantitas no mueran de sed. Para ello dispondremos de un cubo u olla que llenaremos de agua, tras lo cual uniremos los tiestos a dicho recipiente mediante cuerdas. La capilaridad hará el resto y el líquido será desplazado a través de los conductos hasta las macetas, de forma lenta pero inexorable. La imagen de abajo ilustra perfectamente la idea:

Fuente: Ecoinventos


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.