Tesoros que uno se encuentra en la basura II

Seguimos husmeando por los contenedores del barrio y vamos encontrando más tesoros. En esta ocasión tenemos un cartel expositor del típico menú del día, que fue arrojado a la basura por el dueño del bar de la esquina (donde, por cierto, sirven uno de los peores cafés que he tomado en mi vida; diarrea garantizada por 1,20 euros). Bueno, ¿y qué nuevo uso podemos darle al cartel? Hemos pensado convertirlo en un elemento decorativo que pueda utilizarse en cualquier estancia de la casa. Para ello se ha utilizado únicamente las imágenes de unos gatitos y un simpático perro procedentes de unas camisetas viejas, retales de telas, pegamento, tijeras… y por supuesto, un poco de imaginación y ganas de pasar un buen rato. Con estos mimbres el resultado final es el que aparece arriba, junto a la imagen del mismo cartel antes de la transformación. Otro objeto rescatado de la basura que pasa a tener una vida nueva…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.