Soy Vagano… y a mucha honra

Por fin he encontrado una definición que describe medianamente mi actitud ante la comida: Vagano. Un vagano es alguien que no come nada por la pereza de tener que preparárselo. Evidentemente la muerte por inanición es harto desagradable, así que no creo que muchos vaganos renuncien a engullir algo, simplemente por mera supervivencia. Se puede decir que ese es mi caso… soy un tío que odia la cocina y todo lo que implica, creo que hay millones de cosas mejores que hacer que dedicar tiempo a los fogones. Así pues, intento minimizar el tiempo que empleo en prepararme algo para zampar, por lo que mi mejor aliado es el microondas. Pongamos un ejemplo: compro un bote de judías verdes y una lata de atún… mezclo en un tupper judías y atún, lo caliento en el microondas y ñam ñam. Tiempo empleado: Dos minutos.

Sé que mucha gente se echará las manos a la cabeza, pero es que de todo tiene que haber en la viña del Señor. Y ahora voy a dirigirme a mi primo Arturo, el cual no sé si llegará a leer el siguiente texto algún día (espero que sí):

Arturo, eres un cocinilla hecho a sí mismo, que ha sabido utilizar el potencial de Youtube para aprender a cocinar. Reconozco que se te da bastante bien (muy ricas tus lentejas, tu arroz, tu tortilla de patatas, etcétera). Siempre me has recriminado que sea un vagano recalcitrante y me has animado a seguir tu camino cocinilla, pero los dos sabemos que no va a haber ningún cambio. Lo que sí te voy a decir es que eres un coñazo y un puto cansino con la puta comida… ¿recuerdas el tostón que nos diste en el pueblo cuando te empeñaste en hacer una tortilla de patatas el día más caluroso de año? Sí, ese día que tu coche marcaba una temperatura de 47 grados a la sombra. La cocina era una jodida sauna… y ahí te metiste tú, como un cordero en el matadero. Sudaste la gota gorda, como un cerdo… pasaste un rato chungo que no le deseo ni a un votante de Vox. Pero en vez de adoptar una actitud flemática, te cabreaste como una mona y tuvimos que sufrir tu mal humor y contemplar el grotesco espectáculo de un tipo orondo de mediana edad, sin camiseta y con toneladas de sudor escurriéndose por sus carnes. Arturo, ¿de verdad compensó preparar la tortilla? ¿No hubiera sido mejor tirar de vaganismo y comprar una tortilla de esas que venden ya preparadas en los supermercados? Cansino, que eres un cansino…

Aviso a navegantes: La próxima vez que tenga que compartir vacaciones con alguien, ni pienso cocinar ni voy a ejercer de pinche de cocina del cocinillas de turno. Continuaré con mis botes y latas y dedicaré mi tiempo sobrante a leer buenos libros, hacerme pajas o escribir posts absurdos como este.


5 comentarios

  1. Peri   •  

    👍

  2. Vaganox   •  

    No comento nada, ya que tambien soy vaga no.

  3. Jack   •  

    El problema no es ser algo o dejar de serlo , sino saber el momento de serlo o no.
    47 grados es el momento para dejar de ser muchas cosas.

  4. Vagana   •  

    Te amo

  5. natto   •  

    mientras no sea tu madre o tu mujer que tenga que sufrir por tu vaganismo me parece todo correcto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.