Qué hacer si te quedas en la puta calle

El simple hecho de que existan personas viviendo a la intemperie en nuestras calles, barrios y ciudades significa que hemos fracasado estrepitosamente como sociedad, una sociedad la nuestra que dispone de recursos suficientes para evitar este drama (en España hay unas 30.000 personas sin hogar). Vivir en la calle es indigno, es una aberración que pone en entredicho la protección social que se le supone a un estado de bienestar decente. Pero no vamos a ahondar en estas cuestiones… el problema de la gente sin hogar es un asunto muy complejo que requiere la intervención de diferentes disciplinas, tales como la Psicología, Antropología, Ética, Economía, Urbanismo, etc. En este post nos vamos a limitar a la parte práctica: Qué hacer si nos quedamos en la calle, sea la razón que sea. Obvia decir que no tenemos ningún familiar o amigo a quien recurrir…

Buceando por la red he podido localizar un post completísimo de El Buscavidas, Me he quedado… sin trabajo, sin casa, sin dinero… ¿Cómo continúo?. Creo que da muy buenos consejos, aunque alguna propuesta que hace no la veo muy viable en situaciones de urgencia (aprender a pescar si vives cerca del mar, por ejemplo). Por lo demás, el primer planteamiento al encontrarnos en la calle es acudir a los servicios sociales del Ayuntamiento, donde nos asesorarán y remitirán (dependiendo de la gravedad de nuestra situación) a Cáritas, Cruz Roja

También me he encontrado esta información práctica de la Fundación Arrels (Barcelona), donde nos exponen los pasos a dar si te quedas sin techo. Vemos también cómo la primera tarea consiste en pedir ayuda directamente al Servicio de Inserción Social del Ayuntamiento. Luego tendríamos recursos como comedores sociales, albergues de acogida temporal gratuitos, servicio de guardamuebles… pero claro, ya depende de dónde nos encontremos; no es lo mismo vivir en Madrid (dónde comer, dormir y lavarse) o Barcelona (dónde comer, dormir y lavarse) que en ciudades más pequeñas. Lo fundamental es conocer los recursos y hacer uso de ellos, para lo cual una llamada al 012 (información ciudadana), si no hemos podido acudir antes al Ayuntamiento, nos servirá para recabar rápidamente información de nuestra zona.

Y no perdamos de vista la ayuda que nos puedan prestar ONG´s especializadas en trabajar con personas sin techo, tales como Fundación RAIS o la anteriormente mencionada Fundación Arrels, que nos proporcionarán todo el apoyo que les permita sus limitados medios. Supongo que tendrán muy buena conexión con los servicios sociales municipales, así que de una forma u otra terminaremos recurriendo a ellas…

La verdad es que la respuesta a la pregunta expresa en el título del post se puede resumir en: «Acude a los servicios sociales y pide ayuda». Tienen información, conocimiento y experiencia… y eso ya cuenta mucho. Por supuesto, por nuestra propia iniciativa podemos poner en práctica las técnicas de supervivencia urbana mostradas en el blog del Buscavidas, pero entiendo que lo primero es lo primero, y muchas veces la gente que afronta esta terrible situación no sabe ni por dónde empezar…


3 comentarios

  1. Manuel san   •  

    Buenas a todos .
    Por decir algo.
    Tengo una situación complicada .
    Tengo una minusvália con agravamientos.
    Mi mujer me pidió el divorcio.
    Mi hermana no se puede vivir con ella . Ya que tiene un problema mental y no se puede vivir en dicha casa y dado los problemas que tengo de movilidad no puedo moverme mucho .
    Mi madre tampoco ayuda .
    Y la verdad me encuentro solo y en la calle . No se lo que hacer y dónde ir

  2. Toni   •  

    Hey Manuel! llego un año tarde, pero si ya duele lo que cuentas…mas duele que nadie te haya respondido, no se como ayudar…espero que al menos el ver que alguien dedica algo de tiempo a responderte, sea un campanazo que inicie un cambio de tendencia y a tu alrededor empiecen a abrirse puertas, a moverse por ti…yo no se donde dónde estas niquien eres pero …aunque sea para escribir este mensaje, alguien ha movido un dedo por ti y se que es un dedo rompebarreras que toca lucecitas dentro dela gente…Un gran abrazo amigo⚡✊⚡…✍️

  3. Candela   •  

    Hola Toni, no soy la persona que escribió el primer comentario, pero me gustaría responderte. Mira, el único dedo que has movido por esa persona es el -o los- que has utilizado para escribir un mensaje vacío de contenido. Que prestes atención unos minutos a una persona, no quiere decir que muevas nada por nadie, ni mucho menos que le ayudes.

    La ayuda para alguien que se queda en la calle es, primero, proporcionarle un techo seguro y tranquilo, alimentación adecuada e higiene. Esto ayuda a que la persona no pierda ni la esperanza, ni las fuerzas ni las ganas de remontar el bache, de salir del pozo. Y no hablo de albergues o recursos que son de tal manera que mucha gente prefiere estar al raso aunque haga bajo cero.

    Segundo, hay que ayudar a que la persona encuentre un trabajo, no solo para poder ser autosuficiente y poder hacer su propio hogar -que no solo techo-, si no para que no se sienta una mierda que no vale, para ayudar a su autoestima y su autovaloración.

    Tercero, hay que ayudar a la persona para que recupere el ánimo, créeme que es muy duro verse en la calle, pero más duro es verse solo, apartado, ignorado y a veces repudiado en una situación tan extrema. La gente cree que la droga o el alcohol lleva a mucha gente a la calle, y sí, a mucha gente le ha pasado. Pero a otros muchos el alcohol o cualquier otra sustancia a la que se pueda acceder les sirve para acallar aunque sea por un rato el miedo y la vergüenza, para anestesiar del dolor intolerable de verse en una situación tan crítica y encima solo.

    Ahora que ya sabes un poquillo como se ayuda, plantéate la próxima vez escribir otro tipo de respuesta o, mejor, si no sabes que hacer, no hagas nada, majete.

    Abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.