Por qué la Movida madrileña fue un auténtico truño

Acabo de leerme el muy recomendable libro de Víctor Lenore, Espectros de la movida (por qué odiar los años ochenta). Se trata de un ensayo breve en el cual Lenore cuestiona sin piedad el mito de la Movida, aportando un montón de anécdotas, vivencias, datos, informaciones, etc. Más o menos, lo que viene a decir, es que la Movida fue un sobrevaloradísimo fenómeno cultural y juvenil, protagonizado por cuatro niñatos pijos, que contó con un brutal apoyo mediático por parte de las élites felipistas de la época. La Movida le vino de puta madre al poder, ya que en sus mensajes la crítica político-social era inexistente, fomentando en cambio valores neoliberales tales como el individualismo y el consumismo extremo. Compárese, a modo de ejemplo, el tema de The Clash, Lost in the supermarket, con el infumable pastiche Horror en el Hiperpermercado, de Alaska y los Pegamoides. La primera canción es un himno supercrítico con el consumismo, mientras que la segunda se limita a un lamentable ejercicio de frivolidad y oligofrenia musical. Horror en el hipermercado ejemplifica perfectamente el espíritu de la Movida.

La tesis de Víctor Lenore no es original, tal como él reconoce. De hecho, la comparte mucha más gente de lo que yo creía. Supongo que la perspectiva de los años transcurridos habrá ayudado a ello. Si os apetece conocer mejor esta visión, sin necesidad de leeros el libro, os recomiendo el siguiente vídeo de poco más de diez minutos:

No obstante el vídeo adolece de cierta conspiranoia al incluir al sionismo internacional y a la masonería en la promoción y financiación de la Movida. Es curioso cómo masones y judíos siempre son señalados con el dedo acusador, incluso desde posiciones ideológicas opuestas…


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.