Ojo con comprar una superganga… te puede llevar a la cárcel

Uno de los delitos menos conocidos por el público es el delito de receptación. Viene definido en el Código Penal, en el artículo 298.1, de la siguiente manera:

“El que, con ánimo de lucro y con conocimiento de la comisión de un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico, en el que no haya intervenido ni como autor ni como cómplice, ayude a los responsables a aprovecharse de los efectos del mismo, o reciba, adquiera u oculte tales efectos, será castigado con la pena de prisión de 6 meses a 2 años.”

Suena a chino mandarino, ¿verdad? Será mejor ver esto con un ejemplo… alguien ofrece en wallapop un iphone nuevo, de última generación, por 200 euros. Conociendo que su valor de mercado excede claramente los 1.000 euros, es una verdadera ganga. Así que contactamos con el vendedor y cerramos la operación, adquiriendo un flamante iphone a un precio ridículo. Lo más seguro -pensamos- es que el artilugio haya sido robado, pero ¿a mí que me importa cuál es la procedencia del mismo? Incluso podría tratarse de alguien que necesita el dinero con suma urgencia, ¿por qué no?

Pues bien, si actuarais así, habríais incurrido en un delito de receptación y se os puede imponer pena de cárcel de 6 meses a 2 años (aunque si no tenéis antecedentes muy seguramente no piséis el trullo), además de una sanción económica. Parece coña pero no lo es. Todo este asunto lo explica de forma muy amena un usuario jurista de menéame: El delito de mirar para otro lado, o cómo delinquir por ser un buscagangas. Así que ya sabéis… algunas gangas pueden terminar como el rosario de la aurora…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.