Más árboles y menos publicidad invasiva

La imagen que compartimos en este post con vosotros no puede ser más curiosa y paradójica: Un árbol inmenso es talado en un solar urbano (de vaya usted a saber qué ciudad) y seguidamente aparecen unas vallas publicitarias, en una de las cuales se muestra un crío abrazando ¡¡un árbol!! No sé si esto es un fake, pero no me cabe duda de que la idea responde perfectamente a la triste realidad de nuestras ciudades, donde la publicidad invade de forma descontrolada espacios públicos y privados, contrastando con la falta de zonas verdes y otros equipamientos comunitarios. Todo para mayor gloria de la voraz maquinaria capitalista, que no tiene ningún problema moral en talar árboles y vender al mismo tiempo sus productos evocando a la naturaleza. Contradicciones sin importancia, vaya…

vallas-publicitarias


1 comentario

  1. Paco   •  

    Muy triste y a la vez simpsoniano. Gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *