Los justicieros del Lidl, los nuevos héroes del pueblo

Realmente patética la acción de los «héroes» del Lidl, un grupo de personajes lamentables que retuvieron por la fuerza a un pobre hombre que robó una caja de gambas en un establecimiento de dicha de supermercados. Parece que la aporofobia promovida por ciertos grupos políticos de ultraderecha se ha consolidado entre cierto sector del proletariado, de tal manera que detener a un triste ladrón de gambas se ha convertido en un acto patriótico al nivel de las mejores hazañas de Roberto Alcázar y Pedrín. No moverán un puto dedo por defender la sanidad pública, pero una miserable caja de gambas bien merece el esfuerzo. Se rumorea que el dueño de Lidl prescindirá de los servicios de la empresa de seguridad al cargo y la sustituirá por estos nobles ciudadanos tan dispuestos. Su retribución consistirá en una caricia en el lomo y una medalla al valor, nada menos…


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.