Las personas negativas y pesimistas también molan: siete ventajas de ser negativo

Un lugar común en los libros de autoayuda es la demonización de las personas pesimistas y negativas, identificándolas como una fuente de toxicidad psicológica de la cual hay que huir como de la peste. Muy poca gente cuestionaría esta idea, tal es su grado de aceptación popular y coherencia aparente. Sin embargo, esto no deja de ser una burda simplificación más de los gurús del pensamiento positivo. En algunas ocasiones las emociones negativas pueden llegar a ser beneficiosas, tal como sugiere una publicación reciente. Veamos algunas ventajas:

1) Efecto positivo sobre los recuerdos, haciendo que las personas añadan menos información falsa al narrar experiencias pasadas.

2) El humor negativo hace que no nos quedemos con la primera impresión sobre una persona, provocando que prestemos más atención a detalles ulteriores.

3) Mayor escepticismo y niveles de reflexión respecto a la información que recibimos, lo cual facilita la detección de engaños y leyendas urbanas.

4) Ventajas motivacionales e interpersonales: Las personas de ánimo triste suelen ser más perseverantes en la realización de tareas complejas, lo que se traduce en mejores resultados. Al contrario, las personas más felices tienden a sufrir el denominado self-handicapping, la propensión a evitar esforzarse ante la perspectiva de un posible fracaso que pueda perjudicar su autoestima.

5) Mayor atención y consideración hacia los demás. Por contra, los que son más optimistas y positivos suelen comportarse de forma más atrevida, lo cual es negativo en ciertas situaciones sociales.

6) Comportamiento más justo en diferentes situaciones sociales. Mayor respeto a las normas sociales y juicios más equitativos. En cambio, una actitud positiva suele ir de la mano de juicios más egoístas e individualistas.

7) Las personas negativas muestran argumentos más convincentes ante los demás, eludiendo la primera idea que les venga a la cabeza.

Evidentemente no se trata de glorificar la negatividad y el pesimismo, pero es de justicia resaltar sus ventajas y beneficios en ciertas ocasiones y contextos. Y si hablamos de personas tóxicas quizá tendríamos que señalar a todos esos autores del género de la autoayuda y el pensamiento positivo, los cuales han conseguido que mucha gente viva en una burbuja happy-flower, con unas expectativas respecto a sus vidas nada realistas.

 

Fuente: Los libros de autoayuda, ¡vaya timo! (Eparquio Delgado). Páginas 120 y 121. Este trabajo me parece imprescindible para entender por qué los libros de autoayuda son lo que son: UN TIMO.


2 comentarios

  1. T   •  

    “Y si hablamos de personas tóxicas quizá tendríamos que señalar a todos esos autores del género de la autoayuda y el pensamiento positivo, los cuales han conseguido que mucha gente viva en una burbuja happy-flower, con unas expectativas respecto a sus vidas nada realistas.”

    Señalar a otro para exculpar a personas negativas. Eso es una falacia ad hominem de manual. Automáticamente el articulo pierde como 500 puntos de credibilidad. Esta web tiene bastante material bueno pero otras veces los articulos son un clickbait de la hostia…

  2. David   •  

    En la facultad de Filosofía nos comentaron una vez que los libros de autoyuda son un pacto cobarde con la vida. Fomentan ese tipo de relaciones. Es mirar la vida a través del prisma del miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *