El sesgo del superviviente: un error del pensamiento que debes conocer

Todos hemos visto en los medios de comunicación testimonios de músicos, actores famosos y emprendedores multimillonarios sobre su origen humilde y lo mucho que les ha costado llegar donde han llegado. Casi todos coinciden en la idea de que es preciso trabajar con ahínco, sin desfallecer, para conseguir nuestros sueños. El trabajo duro siempre tiene su recompensa, nos cuentan.

Multitud de aspirantes a artistas y emprendedores se sienten alentados por esas historias de éxito a dedicar todas sus energías y escaso dinero a su actividad, con la esperanza de una gloria similar. Sin embargo, la cruda realidad es que miles de personas aspiran a ser estrellas de la canción (por ejemplo) nunca lo consiguen. Simplemente no estaban en el lugar y momento adecuado ni tenían los contactos adecuados para triunfar. Así pues, tendríamos un “cementerio” silencioso de muchísima gente que se ha quedado por el camino, independientemente del talento y esfuerzo comprometido, por una mera cuestión de probabilidades. Pero nunca conoceremos su testimonio.

Son sólo los pocos que tienen éxito los que aparecen en televisión y otros medios de difusión masiva. Todos ellos conforman una muestra sesgada que nos ofrece una imagen engañosa de la realidad. Esto es lo que se denomina el sesgo del superviviente: “No vemos el mundo. Solo escuchamos las historias que llegan a nuestros oídos. Casi siempre las mismas: Las de aquellos que sobreviven. Las historias de las personas que no se quedaron por el camino. Todos los días tenemos miles de muestras del sesgo del superviviente. Leemos la vida del creador de Facebook y pensamos que todo lo que hizo en su vida le fue haciendo poco a poco multimillonario. Pero ignoramos a todos aquellos que hicieron lo mismo y que siguen pobres como ratas.”

Un ejemplo de alguien afectado por este sesgo: Por qué me he arruinado 2 veces, he cerrado 7 negocios… y aun así sigo emprendiendo.

Me parece importante insistir en la importancia de este sesgo, porque existen muchos gurús de pacotilla que han hecho mucho dinero a costa de una legión de seguidores, que evidentemente ignoran este sesgo, dispuestos a adquirir todos sus libros y asistir a sus charlas y talleres. Efectivamente, me refiero a esa fiebre actual del emprendimiento, la cual está proporcionando pingües beneficios a cuatro espabilados. No perdamos pues la perspectiva que nos da conocer el sesgo del superviviente, ya que nos ayudará a no cagarla al tomar ciertas decisiones importantes…


1 comentario

  1. latiavero   •  

    Te doy parte de razón. Yo tengo un proyecto musical que estoy sacando y te digo como va el tema. No todo el mundo está hecho para emprender ni para tener su propia empresa, en la vida hay de todo. El problema es que la gente se mete a la torera sin tener ni idea solo porque el gurú de turno de moda lo escribe en su bestseller. Hay que hacer las cosas con cabeza. En mi caso tengo un proyecto musical pero le dedico las horas que puedo y el dinero que puedo. No hago más de lo que puedo ni creo en que si trabajas duro lo conseguirás sí o sí, más bien la contrario. Te deja de gustar lo que haces y acabas jodido, no teniendo tiempo para familia amigos o pareja y los que te rodean se largan y te dejan solo porque no podías ver más allá de tu estúpido proyecto.

    Pienso que si algo te quita todo el tiempo que te queda o te deja sin blanca es mejor no arriesgar a menos que lo veas muy claro. Tampoco te puedes meter en negocios sin un plan bien hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *