Cuatro cosas que los bares y restaurantes no pueden cobrarte

El año pasado, casi por estas fechas, en un restaurante tuvieron la genial ocurrencia de cobrar 0,25 céntimos por una aspirina solicitada por un cliente. Al margen de la escasa importancia del sobreprecio y de la infinita cicatería de los dueños del local, en España sólo las farmacias pueden vender medicamentos, así que hubo una ilegalidad manifiesta.

Otro ejemplo vergonzoso: Incluir en la cuenta un suplemento de 0,30 euros por pedir la carne “muy hecha”. En este caso no sé si se puede justificar legalmente tal despropósito (aunque lo dudo), pero todo el mundo estará de acuerdo en lo cutre y abusivo de cobrar un solo céntimo por tal concepto.

En los dos casos expuestos es fácil intuir que los abusos practicados por los codiciosos restauradores no deben de ser muy respetuosos con la Ley que digamos. Sin embargo existen otras situaciones donde no es tan evidente la legitimidad legal y nos la cuelan vilmente. Por tanto es interesante tomar buena nota de cuatro suplementos que suelen cobrar ciertos locales de restauración y que no deberían. Para vuestra información: Cuatro cosas que no te pueden cobrar en un bar.

Relacionado: Restaurantes que te niegan una jarra de agua de grifo al pedir la bebida


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.