Consumismo cruel y estúpido: Los perros toy y tacita de té

El maltrato animal no consiste únicamente en maltrato físico o psicológico. En el caso del mejor amigo del humano, vivimos una época en la que la sociedad de consumo impone la demanda de unos rasgos físicos y de personalidad muy específicos, lo que incentiva a los criadores a “fabricar” perros de diseño mediante cruces muy forzados que provocan problemas de salud y de comportamiento crónicos en el animal. Esto es una forma de maltrato cruel, de la que muchos no parecen ser conscientes, ejercida para atender los caprichos de un mercado de consumidores de mascotas bastante lucrativo. Un ejemplo escalofriante es el de los perros toy y tacita de té, unas razas condenadas al sufrimiento para deleite de sus compradores. Si queréis conocer todo lo que hay detrás de la cría de estas pobres criaturas, os recomiendo la lectura de un post que no os dejará indiferentes: Los perros toy y tacita de té: Un fraude. A ver si vamos interiorizando la idea de que los animales no deberían ser productos de consumo sujetos a modas y veleidades estúpidas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.