Cómo hacer un taller de contrapublicidad infantil

Una forma de ir previniendo a los niños contra las agresiones publicitarias a las que son y serán sometidos a lo largo de sus vidas consiste en dotarles de un sentido crítico a través de talleres de contrapublicidad. Además de ser una actividad muy divertida, los críos toman conciencia de la doble cara de la publicidad, haciéndoles percibir una realidad hasta entonces oculta para ellos y poniéndoles en guardia ante el constante bombardeo de mensajes y reclamos para que consuman mierda. Si alguien tiene la idea de organizar un taller contrapublicitario infantil y no sabe muy bien cómo comenzar, hay un artículo que les vendrá que ni al pelo: Taller infantil de contrapublicidad recorta y pega. Creo que este tipo de actividades deberían tener una presencia mucho mayor en colegios públicos y privados, pero al parecer algunos responsables “educativos” prefieren llevar a los alumnos a fábricas de bollería industrial o a que desayunen en el Corte Inglés. Así como suena.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.