¿Azúcar moreno, más saludable que el azúcar blanco? Demontando el mito

Mucha gente consume azúcar moreno en lugar de azúcar blanco, pagando un sobreprecio, pensando que es más sano y ecológico. Pero ¿qué hay de cierto en esto? ¿es otro mito alimentario?

Lo primero a considerar es el proceso productivo de ambos tipos de azúcar: Es el mismo, en todas las etapas, y solo es en la última donde observamos alguna diferencia. Así pues, mientras que en el azúcar blanco se separa la sacarosa de la melaza (que es sacarosa caramelizada de color parduzco y sabor amargo), en el azúcar moreno no existe tal separación, conservándose la parte de melaza, la cual proporciona el color y sabor característico que todos conocemos.

Según el modo de producción del azúcar moreno, la proporción de melaza diferirá, con lo que aroma y sabor variarán en función de la mezcla final. Sin embargo, la cantidad de minerales y vitaminas (la supuesta ventaja competitiva respecto al azúcar blanco) que aporta la melaza, es insignificante; es una cantidad tan ridícula, que para alcanzar alguna cantidad nutricionalmente relevante habría que consumir una burrada de azúcar (muy por encima de lo recomendado por la OMS). Por lo tanto, el valor nutricional de ambos azúcares es prácticamente idéntico: ¡Ninguno! Aportan 4 kilocalorías por gramo (calorías vacías… es decir, su valor es únicamente energético). Pero es que encima, el sabor amargo de la melaza hace que para obtener el mismo dulzor tengamos que consumir más cantidad de azúcar, más calorías. Con lo cual, la creencia popular de que es más saludable que el azúcar blanco, no es más que otro mito que se traduce en menor dinero en nuestros bolsillos.

Fuente: ¡Que se le van las vitaminas! (Deborah García Bello)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *