Ateísmo para niños: Sobre el rechazo social… y un cuento ateo para niños

La verdad es que los ateos que desean transmitir a sus hijos su visión del mundo lo tienen bastante complicado. Y es que la religión, lejos de limitarse a los ámbitos que le son propios, extiende su influencia por todo el cuerpo social, exponiendo a los más débiles (las mentes infantiles) a un “inocente” bombardeo de creencias en seres imaginarios.

Un ejemplo lo tenemos en las fechas navideñas, donde los infantes son “forzados” a creer en el nacimiento de un niño Dios, en unos Reyes Magos que hacen llegar regalos a todo quisque (niños desahuciados por los bancos, inclusive), en ángeles, etc etc. En suma, religión… y esto se fomenta desde una escuela pública que debería reflejar la supuesta aconfesionalidad del Estado. Pero claro… a ver quién tiene las gónadas de contarle a sus hijos que todo eso son patrañas que aniquilan el pensamiento crítico. La incomprensión y rechazo general hace que muchos padres ateos reculen y cedan al chantaje social. Además, ¿qué alma desalmada le quitaría la ilusión a un niño en estas fechas tan entrañables?. El Corte Inglés y los de la sotana nunca os lo perdonarían…

Total… el caso es que he estado buscando algún libro o cuento que busque enseñar ateísmo a los niños, y sólo he sido capaz de localizar uno. Se trata de “¿Cuál es el camino hacia Dios?, preguntó el cerdito” (traducido del alemán), un cuento alemán publicado hace unos años con bastante polémica (fue acusado de antisemita… y también de atacar al Islam). “Los personajes centrales son un cerdito y un erizo que intentan iniciar una conversación sobre Dios en la que salen malparados un rabino ultraortodoxo, un imán musulmán y un obispo”. No parece ser la típica historia de elfos y princesas…


2 comentarios

  1. Littleone   •  

    Ser ateo y tener hijos es complicado a veces… todo el mundo te acusa de “ateizar” a tus hijos y les parece fatal… curiosamente no les parece mal “cristianizar” (o el dios que corresponda) a los suyos. Mis hijos son ateos convencidos, aunque aun son pequeños y es posible que cambien de opinión, pero hasta ahora así es. Yo no les he convencido de nada, simplemente no vivimos ningún tipo de religión en casa, y se habla muy poco del tema, o casi nada, simplemente porque en ninguno de nosotros despierta mayor interés. No han sido bautizados, no hicieron la cumunión y ni siquiera les importó por el tema de los regalos… es algo que no se vive en casa y ya está… igual que no se vive el ayuno o la peregrinación a la meca o cualqueir otra cosa de cualquier religión.

    Los niños a veces les acosan diciéndoles que van a ir al infierno, que se van a morir y yo que sé… pero como no creen en Dios, tampoco creen en el infierno (ni en los pecados) así que no sienten miedo… aunque sí un poco agobiados de tanta persistencia… curiosa tolerancia la de los creyentes…

  2. Pepito   •  

    Hola buenas.
    Solo compartir una reflexión en este tema, no nos de remordimiento ninguno el “ateizarles” porque a ellos no les supone ningún problema lo contrario. Nos atacan por todos lados: televisión, colegio, anuncios por la calle, cortylandias, etc; si nosotros no comunicamos y dejamos hacer al final tenemos muchas posibilidades de quieran pasarse al lado oscuro de la secta.
    Mucho mejor lo explica Josefa Martin Luengo en el libro La escuela de la anarquía y me parece una idea muy buena que me apropie, hay que comunicar e intentar convencer a los chavales sin pensar que estamos imponiendo nuestras ideas porque a ellos, cristianos, no les supone ninguna cortapisa el intentar demonizarnos y nos acosan de múltiples formas y maneras, intentando imponer sus asquerosas ideas.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.