¿Vivimos en una sociedad de esclavos que aman ser esclavos?

Compartir:

Aldus Huxley supo transmitir en su novela distópica “Un mundo feliz” la idea del potencial de idiotizar a la ciudadanía con entretenimientos (drogas) y así tenerla completamente controlada por las élites, de tal manera que lo que en apariencia es una democracia en realidad es una dictadura con todas las letras. Asimismo planteó una división social en castas vía manipulación genética, dando lugar a una jerarquización brutal de la sociedad, jerarquización que es aceptada dócilmente por las clases bajas gracias al control ejercido por las drogas de diseño.

Si mezclamos estas ideas visionarias de Huxley con las de George Orwell en 1984, quizá tengamos una aproximación más acertada de la sociedad que nos espera en el futuro. En cualquier caso la realidad presente ya muestra no pocos elementos de “Un mundo feliz” (sustitúyase el “soma” por la tecnología de los smartphones, p.e)… y de eso va el vídeo que viene a continuación:

En mi opinión, y siendo justos, en nuestra sociedad tenemos de sobra entretenimientos que hacen de “soma”, tales como el omnipresente fútbol, la telebasura, etc. Pero sí que es cierto que los smartphones tienen un potencial de control social hasta ahora nunca visto, además de su valor intrínseco como producto de consumo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *