Trucos de los comerciales para engañarte: ¡Tomad nota!

Compartir:

venta-domicilio
¡¡No estoy en casa!!

En mi época de estudiante (contaba yo con 20 primaveras) me salió un trabajillo veraniego que supuso toda una experiencia de la que aprendí bastantes cosas. Se trataba de venta domiciliaria de enciclopedias. Duré un mes escaso, y puedo decir con seguridad que algunas de las personas más vomitivas que han pasado por mi vida me las encontré en ese curro de mierda. Eran comerciales veteranos, con rostro de cemento armado y ningún escrúpulo (las personas normales no suelen durar demasiado).

Y el caso es que no se me dio mal… hice tres ventas (un total de 90.000 ptas en comisiones, en el año 1.990) repartidas entre un familiar, una vecina y un amigo de mi padre. Fuera de mi círculo de conocidos, no conseguí cerrar más ventas. Sin embargo, cuando a día de hoy recuerdo ese trabajo, se me cae la cara de vergüenza… evidentemente no era lo mío.

¿A qué viene esto que os cuento?. Pues por un post que acabo de leer y que, en mi opinión, debería ser lectura obligatoria para ponernos alerta y tener muy clarito contra qué nos enfrentamos. Corroboro buena parte de lo que dice: Cómo nos engañan los comerciales. Veréis que consta de dos partes… el corto “Allanamiento de Morada” (acertado retrato de los comerciales de puerta fría) y un texto en el que un ex-comercial explica los trucos que utilizan los profesionales de la venta a domicilio. No tiene desperdicio…


8 comentarios

  1. noelia   •  

    El comentario “algunas de las personas más vomitivas que han pasado por mi vida me las encontré en ese curro de mierda. Eran comerciales veteranos, con rostro de cemento armado y ningún escrúpulo (las personas normales no suelen durar demasiado).” dice mucho de la “persona” que escribe esto. Que por cierto ni siquiera se identifica.

    He trabajado 15 años de comercial y como en todos los trabajos hay que ser un profesional para hacer bien las cosas y sobre todo valer. He vendido miles de euros a mis clientes sin engañar a nadie.

    “Zapatero a tus zapatos” que dice el refran. Simplemente no valias para ese trabajo, pero eso no te da derecho a opinar de forma tan burda.

    Por desgracia intrusos hay en todos los lados. Si no mira la hosteleria, que todo dios se cree que puede poner un cafe o tirar una caña …..

    Salud y República

  2. noelia   •  

    Ah! y por ultimo otra cosita, no hay comerciales que engañan, si acaso lo intentan, otra cosa es que uno se deje engañar, por que gente con pocas luces hay mucha, no hay mas que ver este escrito…..

  3. juanma   •     Autor

    Noelia, la “persona” a la que aludes soy yo… y estoy más que identificado, por cierto; otra cosa es que no te hayas molestado en averiguar quién es el responsable del blog. Me he limitado a transmitir mi experiencia y recomendar un post que suscribo completamente. Si eso no encaja con tu experiencia profesional, me alegro por ti, pero los comerciales carentes de ética que se aprovechan de gente débil están ahí… y no son una excepción o una rareza en la profesión.

    Por cierto, ¿qué vendes?…

  4. Ana Moreno   •  

    Gracias por compartir la lectura Juanma.

    Según iba leyendo, me he ido identificando en ella, y es que es totalmente cierto, está claro que es un trabajo, y que de algo hay que vivir, pero si, son muchas las formas en las que nos quieren “vender la moto” y en ocasiones lo consiguen a base de “engaños” sobre todo, con la gente mayor, con la cual no deberían “jugar” de esta manera, pues en su gran mayoría, son el sector más vulnerable.

    Pero bueno, esto existe y seguirá existiendo, por lo que el mejor escudo, es saber cómo reaccionar y conocer bien sus técnicas; Que si compras, sea porque quieres.

    Un saludo, y nos vemos por Dinaru ;)

    Ana Moreno

  5. Rosa   •  

    Buenísimo, Juanma. Gracias y… qué divertido escribes!, aunque a veces se te vaya la manita: marujas, imbéciles… Pero eres muy gracioso, y muy didáctico, como ‘Érase una vez…’ jjjj.

    Noelia, no te enfades. Conoces a Edwards Bernays, no? Por lo de la voluntariedad en el consumo…

    Un saludo,
    Rosa

  6. Rosa   •  

    Perdón, Edward…

  7. Adrian   •  

    Enfin, estoy muy indignado, tanto el articulo como tu post no hablan de comerciales, hablan de estafadores. Llevo 11 años en la profesion y mi mujer mas de 15, y nunca hemos tenido que engañar a nadie, hemos ganado mucho dinero, y poco dinero, dependiendo de el producto y la ocasion, pero como comercial he estado muchas veces meses y meses pegandole al dia mas de 14 horas, y viajes, hoy come mal, hoy come bien, para llevarme un sueldo digno a mi casa sin engañar a nadie, que publiques esto de esta forma tan poco objetiva me indigna muchisimo, pues gente como mi mujer y yo hay mucha, y en mi caso particularmente llevo muchos años montando grupos de comerciales, formandolos y llevandoles en zona, y una de mis funciones es controlar eso mismo, igual que un encargado de bar esta para que rindan y atiendan bien a los clientes los camareros, yo igual, que mis chic@s rindan y atiendan bien a la gente, el engaño no lo tolero de ninguna de las maneras. Somos personas como cualquier otras intentando ganarnos la vida dignamente, y si, he estado en empresas que a mi me han dado precios erroneos para que yo engañe a la gente pensando que digo la verdad, al dia siguiente estaba buscando trabajo, yo soy un comercial, lo que en tu post y en el articulo se describen, son estafadores picando puertas, un respeto a la profesion por favor. No todos somos iguales, y la gran mayoria somos gente honrada que queremos ganarnos la vida dignamente y poder saludar a nuestros clientes con la cabeza bien alta y bien tranquilos. Agradeceria una disculpa por la “generalizacion” y demagogia que habeis hecho aqui con la profesion, porque ese articulo calificarlo como “de lectura obligatoria” en fin…

    Salud y republica.

  8. Creades   •  

    Mira que yo tampoco he durado de comercial y mira que no creo que sea mi trabajo, pero como dice Adrian, creo que generalizar así es bastante innecesario. Personalmente me encuentro ahora metida en el mundo del diseño, y tengo un cliente que es comercial y que no engaña a nadie, es muy buena persona y trata muy bien tanto a sus clientes como a los que trabajamos para el…

    En el mundo hay de todo en todas partes, recuerdo un compañero que se metió a trabajar en un sitio que parecia una secta, en el que ahí si que había gente sin escrupulos… pero joder, es como todo, la generalización es un acto despectivo en todas sus perspectivas…

    A la compañera superior… Noelia, contigo si que no estoy de acuerdo maja, ¿La gente nos dejamos engañar? Una cosa es engañarse cuando no quieres ver los que pasa a tu alrededor, pero cuando te prometen el oro y el moro y lo que recibes a cambio es una mierda pinchada en un palo, sin siquiera que te envién una copia del contrato que has hecho por teléfono y que además te metan una permanencia a presión por el ano sin vaselina que nunca te han mencionado… Por no decir que pides una copia de la llamada que supuestamente ha sido grabada y no existe… en fin… Eso es que nos dejamos engañar…

    Desde mi punto de vista nos engañan a todos… solo que unos somos ignorantes y otros saben perfectamente lo que hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *