Tripalium: El instrumento de tortura que originó la palabra trabajo

Compartir:

tripalium

¿Sabías que la palabra “trabajo” viene del latín tripalium (tres palos), una especie de cepo hecho con tres estacas que se utilizaba para inmovilizar a los esclavos rebeldes y azotarlos sin compasión? ¡Bendito sea el puto trabajo!

Ni que decir tiene, el tipo de trabajo que tengo in mente es el que desempeña de mala gana una gran mayoría de gente… tareas más o menos penosas y aburridas cuyo único estímulo es terminar cuanto antes. Sin embargo, puede ocurrir que incluso actividades creativas y supuestamente cómodas terminen convirtiéndose en algo desagradable por la misma disciplina laboral (jornadas de muchas horas, desplazamientos largos, madrugar, sometimiento a los jefes… ). ¿Quién fue el listo que dijo eso de que “el trabajo dignifica”?

Para saber más: Etimología: Trabajar


6 comentarios

  1. loridan   •  

    El verbo dignificar siempre es un tocomocho alert. Como la gente dignifiquista no leia comics los dignificaron con tapa dura y la etiqueta novela grafica, pero la mayoría no son mas que recopilaciones de comics “indignos”. Y menos mal que lo siguen siendo.

  2. Joaquín   •  

    La dignidad es no tensar las cadenas que nos sujetan hasta el extremo de estrangularnos. La dignidad es mantenerse dentro del límite impuesto y no caer en la tentación de querer llegar más lejos.

  3. kreaten   •  

    sin trabajo nos harían un hard reset

  4. Rodi   •  

    “Algo malo debe tener el trabajo porque si no, los ricos lo habrían acaparado.”

    Mario Moreno – Cantinflas

  5. Alfredo   •  

    El trabajo en sí no es malo, a pesar de que la palabra provenga de algo tan negativo como la tortura. Más bien se trata de cómo se usa: si como un instrumento para crear riqueza común o para unos pocos, si para construir (ejemplo actual: un huerto urbano donde el beneficiado es quien lo cuida, además de adquirir conocimientos) o para destruir (cualquier oficinista o burócrata lo puede explicar bien).

  6. Arturo   •  

    El trabajo se lo dejo todo al buey, porque el trabajo lo hizo Dios como castigo………..ja ja ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *