Travelmama.it : trabajar de au-pair

Compartir:

Travelmama.it se define como una comunidad de gente que viaja de manera alternativa, sin gastar ni un céntimo (o casi) y manteniéndose trabajando en el lugar de destino.

Pero la verdad es que sobre todo es una web (italiana) que proporciona una gran información (normativa, documentos necesarios, etc…) sobre el trabajo de au-pair, así como un directorio de agencias de intermediación y “tablón de anuncios” en el foro para facilitar el contacto directo entre familias y chicas (sí, chicas…los chicos lo tienen jodido). Esto último es lo más interesante, pues las agencias están cobrando entre 200 y 400 euros por su gestión, aunque (en teoría) te dan algunas garantías que no tienes cuando te vas a la aventura…y ya ha habido casos en que se ha producido algún abuso, sin tener una organización a la que pedir ayuda (como que te larguen de la casa sin más contemplaciones tras una discusión, por poner un ejemplo).

Versión española de Travelmama.it

 

Transcribimos, tal cual aparece en la web, una introducción al concepto de au pair (sigue) :

Hacer las maletas, decir adiós a mamá y papá e irse por un año (o menos) a un país europeo o quizás cruzando algún océano que otro. Asistir a un buen curso de idioma y volver a España con una experiencia importante por poner en el curriculo y además estupendas vivencias por contar. Todo eso, gastando poco dinero y, si tienes suerte, puede salirte gratis.

Esto es, en dos palabras, lo que significa Au Pair.

El concepto es sencillo. Se sale de España después de haber contactado con una familia que vive en el país donde queremos ir, y una vez allí, la familia garantiza comida, alojamiento y una pequeña cantidad de dinero a cambio de determinados servicios domésticos. Ésta es la fórmula general: la persona au pair se inserta en un núcleo familiar con los mismos derechos y las mismas obligaciones que los otros componentes de la familia. Además, tiene que destinar un número de horas variable a las necesidades de la familia. Está claro que no se contrata a la persona como camarera/o, y en este sentido las leyes europeas son muy decidoras: “La persona contratada como “au pair” tendrá derecho a disponer de tiempo suficiente para asistir a cursos de lengua y para perfeccionar su formación cultural y profesional. Para conseguir este fin, se deberá regular la jornada laboral de una forma consensuada (Convención de Estrasburgo de 1969).

Naturalmente existen requisitos mínimos para disfrutar de esta oportunidad, aunque varian según la situación y sobre todo según el país. En primer lugar la edad. Esta tiene que estar comprendida entre los 17 y los 30 años. La duración de la colocación deberá ser de 1 mes como mínimo. Hablar la lengua del país de acogida representa una ventaja. Otro requisito fundamental en la mayoría de los casos es saber estar al cuidado de los niños, dado que con ellos se tendrá que pasar larga parte del tiempo en la familia. Por eso las chicas consiguen irse de au pair con mucha más facilidad que los muchachos, aunque el sexo no constituye un valor discriminatorio: “Todos pueden realizar esta experiencia- segun afirma Eveline Hermans, general manager de ‘Intermediate’, una organización romana que se ocupa de estos programas- aunque a menudo las familias solicitan chicas. La virtud esencial es la capacidad de adaptación .

En efecto, las tareas son sencillas: ayudar a los niños a vestirse, llevarlos al colegio y del colegio a casa, entretenerlos con juegos y otras actividades. Hay que ser capaz de preparar comidas simples, mantener ordenada la habitación de los niños y la propia. Hay también que colaborar en los quehaceres cotidianos”. Todas actividades por las que, a causa de un famoso estereotipo cultural, se consideran más aptas las chicas (grrr). Pero ¿qué pasa si un chico sabe hacer todo esto y quiere irse de au pair? El secreto consiste en solicitar el trabajo con tiempo de antelación, estar disponible para periodos largos y no ser demasiado exigente.

Por lo que se refiere a la duración de las estancias, se pasa de un mínimo de un mes en el verano a un máximo de seis meses/un año, en particular si se atienden cursos de idiomas que, en muchos casos, y en particular en América, suelen correr a cargo de la familia de acogida. Puede suceder también que ésta se ofrezca de pagar, parcial o totalmente, los gastos de viaje, pero esto depende naturalmente de la familia de acogida.

Queda el aspecto más peliagudo: cómo encontrar a una familia que nos acoja.

En general, hay dos opciones. La primera es rebuscar en los anuncios que periódicamente salen en la prensa italiana, internacional y telemática más o menos especializada. La segunda consiste en dirigirse a una agencia que haga de intermediario. Ambas soluciones tienen “pros y contras”. En particular, cuando uno parte solo, a la aventura, hay que considerar posibles sorpresas desagradables, dado que no siempre existe un contrato que establece los derechos y las obligaciones de la persona au pair. Es decir, es posible (y ha ocurrido realmente) que nos echen fuera de la casa con toda tranquilidad después de una pelea con el amo. Y no tener puntos de apoyo o referencia en estas situaciones no es exactamente lo mejor. Generalmente, problemas de este tipo no se comprueban, a no ser en manera más blanda, cuando está involucrada una agencia especializada (aquí no se lo que quieres decir). Primero, porque la familia firma un contrato. Segundo, porque en el país de acogida siempre hay un punto de referencia para conseguir atención. Pero aquí entramos en los ‘contras’ porque esta atención hay que pagarla. Las organizaciones de intermediación generalmente piden una comisión por el servicio (entre los 200 y los 400 Euros). Ésta incluye una garantía, nunca absoluta, relativa a la seriedad de la familia de acogida y una serie de facilidades de distinto tipo.

En España, las organizaciones de este sector son muchas y de distinta naturaleza: existen tanto asociaciones culturales como tour operadores . Nosotros hemos recogido informaciones que se refieren a las más conocidas, de las que publicamos las direcciones, aconsejando siempre que lo mejor es contactar personalmente para pedir más detalles.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *