Tesoros que uno se encuentra en la basura

Compartir:

Husmear por los contenedores de basura a la busca y caza de pequeños tesoros es una de las actividades “sindinero” más genuinas. Y a veces pueden ser muy gratificantes; precisamente ayer nos encontramos un cabecero de cama de madera con gran potencial que pedía a gritos ser rescatado. Y eso hicimos… lo recuperamos con la intención de darle una nueva vida. Para ello se le pintó con esmalte azul y se utilizó papel scrapbooking para darle un toque decorativo de lo más resultón. El acabado consiste en una pátina (mezcla de cera incolora y betún de Judea) protectora y con efecto de envejecimiento. A la vista está el resultado… en la imagen de arriba se puede observar el antes y el después. No es un trabajo profesional sublime, pero creo que da el pego…

En cuanto a los costes por los materiales utilizados, y obviando que el cabecero ha salido gratis, dudo mucho que superen los cuatro euros. Así que puede decirse que los safaris urbanos en busca de “basura” pueden ser de lo más rentables, además de aportar un granito de arena en la lucha por el medio ambiente y contra el consumismo de nuestra sociedad. Seguiremos ojo avizor…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *