Por qué las máquinas expendedoras de peluches son una estafa

Compartir:

expendedora-peluches

¿Si os digo que las máquinas expendedoras de peluches son una estafa os vais a sorprender mucho? No lo creo… todos tenemos cierta sospecha de que debe de haber cierta manipulación en el mecanismo de agarre del juguete (sin duda, una de las experiencias más frustrantes de la infancia era jugar a este juego diabíolico). Y efectivamente, había trampa: En este post nos explican la trampa revelada por los manuales de instrucciones de estos artilugios. Según parece, el propietario-inversor puede indicarle a la máquina, según su preferencia, cuándo mantener la fuerza del agarre y conseguir así sujetar el peluche con firmeza (por ejemplo, puede establecer que eso suceda en 1 de cada 10 intentos; si cada jugada supone 1 euro y el muñeco cuesta 5, beneficio = 10-5 = 5 euros cada 10 intentos). Es decir, el que consigas o no el premio no solo depende de tu habilidad, sino de un evento probabilístico definido por un programa.

En el siguiente vídeo (en inglés, con posibilidad de subtítulos en el mismo idioma) nos lo cuentan todo con pelos y señales:

 

Sindinero en Twitter (¡¡síguenos!!): @sindinero

Recetas mierdaeuristas en Twitter (cocina para pobres, ¡follow me!): @mierdaeuristas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *