Pagar en monedas de céntimo como venganza: ¿Existe obligación de aceptar estos pagos?

Compartir:

monedas-céntimos

No sería la primera vez que algún ciudadano encabronado paga una multa a alguna administración en monedas pequeñas (1, 2 y 5 céntimos) como forma de protesta (o venganza, según se mire… ). Para muestra un botón: Un parado paga una multa de tráfico de 200 euros en monedas de uno, dos y cinco céntimos. Sin embargo, hoy ha trascendido un caso en el que los receptores del diabólico pago en metálico no son ninguna administración o institución, sino dos trabajadoras de la cafetería del aeropuerto de Melilla. De acuerdo a CCOO, las dos mujeres recibieron su nómina mensual en un cubo de monedas de céntimo, por venganza laboral.

Bueno… independientemente de valoraciones morales (ciertamente hay que ser muy cabrón para hacer esto a dos trabajadores, por mucho conflicto laboral que haya), nos vamos a centrar en la obligatoriedad o no de aceptar este tipo de pagos, ya que mucha gente cree que es preceptivo recibirlos tal cual.

Atención a la norma: La UE da libertad para no aceptar más 50 monedas en un único pago. Es decir, cualquier persona particular, entidad pública o privada pueden rechazar el pago en virtud de la normativa europea CE 2169/2005 (artículo 11), excepto la autoridad emisora y las personas designadas específicamente por la legislación nacional (en este sentido, las cajas públicas sí estarían obligadas). En cuanto a las entidades de crédito:

“… el Banco de España fijó en su día que las entidades de crédito que puedan captar pasivo tienen la obligación de aceptar estos pagos, pero cuentan con un tratamiento específico al efecto. En concreto, las monedas entregadas permanecerán en depósito hasta que se verifique la cantidad y se podrá cobrar una comisión por este depósito que debe estar reflejada dentro de las Tarifas y Comisiones máximas que aplicará cada entidad de crédito.”

¿Mucho lío?. ¿Alguien quiere matizar o corregir algo sobre lo expuesto?. Lo que sí está clarísimo es que las dos trabajadoras del aeropuerto estaban en su derecho de exigir el pago de su nómina en billetes… pero el desconocimiento legal y la necesidad jugaron en su contra.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *