Once pedazo de trucos para ahorrar en el supermercado

Compartir:

Supongo que os ha ocurrido en más de una ocasión: Vas al supermercado a comprar cuatro mierdas y sin darte cuenta te has dejado un dinero que ni de lejos tenías previsto gastar. Después de tal dispendio siempre hacemos propósito de enmienda en futuras visitas al súper, pero normalmente todo queda en buenas intenciones y poco más. Por ello, y sin pretender haber descubierto América, hoy os vamos a dar cuantos unos trucos para reducir la factura del supermercado de una puta vez. Eso sí, el asunto requiere disciplina y no flojear en la aplicación de las recomendaciones… ¡qué os voy a contar que no sepáis ya!

Vamos con los trucos, que sin ser la piedra filosofal del ahorro, deberían ser suficientemente útiles:

1) Al supermercado hay que ir siempre sin niños y sin hambre. Esto es de cajón… no hay necesidad de dar más explicaciones.

2) Llevar siempre lista de la compra y ceñirnos a ella de forma estricta.

3) Consultar los folletos online de todos los establecimientos de la zona con el fin de identificar las mejores ofertas. Aquí os cuento con más detalle cómo proceder.

4) Resiste las grandes ofertas de productos que no usas. Por muy buena que sea la promoción, si no está en lista no es para ti.

5) Conoce la diferencia entre fecha de caducidad y fecha de consumo preferente. Te ayudará a reducir el despilfarro de alimentos.

6) Prioriza el consumo de marcas blancas sobre marcas reconocidas más caras. Si queréis conocer el fabricante que hay detrás de una marca blanca, en este post os explico cómo.

7) Recurrir al uso de cupones de descuento, los cuales podéis localizar en internet e imprimir tranquilamente en casa. No dejéis de leer esta impagable guía práctica que te revelará cómo utilizar los cupones.

8) Consume productos de temporada: Más accesibles y económicos que los que están fuera de temporada. En este sentido conviene tener siempre a mano algún calendario de frutas y verduras.

9) Mirad siempre los precios de la parte baja de las estanterías en los supermercados. En las partes altas, a la altura de nuestros ojos, están las marcas líderes, siempre más caras; las marcas más baratas suelen estar debajo.

10) Minimizar el consumo de alimentos procesados, que además de ser más onerosos, en exceso son perjudiciales para la salud.

11) Revisa siempre el tique de la compra, porque los errores son bastante habituales. (y por la Ley de Murphy, casi siempre son errores en nuestra contra)

Y aquí me planto. Podría haber añadido algún truco más, pero su importancia relativa era mucho menor y tampoco quería extenderme con un listado kilométrico. Estas once pautas no son la panacea, pero si las observamos con cierto rigor de seguro que lo notaremos en nuestras maltrechas finanzas. Incluso hay estudios que cuantifican el ahorro anual en 1.000 euros, el equivalente a un sueldo mileurista…


1 comentario

  1. Juan carlos   •  

    Creo que te has dejado bastantes te pongo unos ejemplos

    Mirar siempre precio kilo o precio litro del producto en la etiqueta del estante así puedes comparar muchas veces el envase más pequeño es más barato además compara con otras marcas te evitarás confusión

    En productos congelados ten dos cosas en cuenta si lleva la palabra preparado no es carne o pescado 100% y fíjate en el peso escurrido obligatorio en el etiquetado

    En productos empaquetados de fiambres fíjate en los ingredientes el porcentaje de carne y compara

    Aprovecha las ofertas de fin de caducidad y congela el alimento (el que se pueda)

    Al contrario del artículo si te aconsejo a mirar las ofertas de poco consumo por qué a la larga te hacen ahorrar

    En frescos Evita las ofertas x euros la pieza no te permiten comparar precio kilo a no ser que te la pesen antes y puedas comparar precio kilo

    Estas indicaciones lo mismo no te permiten ahorrar mucho pero sí a comprar tu producto con la mejor calidad precio

    Y por último lo ojos que tenían nuestras madres que a veces pagaban un poco más pero ahorraban

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *