Método infalible del Neoliberalismo para tener al pueblo totalmente aborregado y dócil

Compartir:

clase-borrega

A bote pronto, este es el mix de recursos con que cuenta el Neoliberalismo para imponerse en nuestras sociedades. Si se os ocurre algo más, soy todo oídos:

1. Fomentar una religión que legitime el status quo, contribuyendo el Estado a su financiación y a lo que haga falta.
2. Herramientas para idiotizar: Televisión, smartphones…
3. Fútbol, mucho fútbol… cada ciudad o pueblo tendrá un equipo.
4. Adoctrinamiento desde las escuelas, universidades… el pensamiento crítico se reduce a su mínima expresión.
5. Hacer creer a la gente que con su esfuerzo y talento pueden escalar en la jerarquía social. Ya no hay clase trabajadora… ahora todos somos emprendedores en potencia, y si las cosas te van mal es responsabilidad tuya…
6. Centros comerciales que sustituyan a las plazas de los pueblos y los barrios. El consumismo se convierte en una segunda religión.
7. Dos partidos políticos alternándose en el poder y sirviendo a los mismos intereses de los dueños del cortijo.
8. Jornadas de trabajo extenuantes. El trabajador pasa mucho tiempo fuera de casa, y en su escaso tiempo libre solo quiere evadirse. No le queda ni tiempo ni ganas de participar en asuntos políticos.
9. Hipotecas: El arma de esclavización masiva que tendrá cogidos por los huevos-ovarios durante décadas a muchísimos trabajadores.


9 comentarios

  1. John Galt   •  

    El liberalismo (para empezar sólo hay uno, explícame por qué añades el prefijo neo) es una corriente ideológica que defiende la libertad individual. Por tanto

    1. Es aconfesional. Muchos liberales son ateos o agnósticos, pero sobretodo estamos en contra de que instituciones religiosas coarten libertades individuales.
    2. Somos contrarios al uso estatal de las televisiones por parte del estado para adoctrinar.
    3. Todo el mundo sabe que los estadios de fútbol están llenos de intelectuales liberales /ironic/
    4. Estamos en contra de las escuelas públicas, usadas por el poder político para adoctrinar. Aceptaríamos un modelo de educación gratuita que garantice igualdad de oportunidades, pero la premisa innegociable es la libre elección y la libertad de los centros para enseñar sin directrices estatales.
    5. En efecto creemos que el esfuerzo debe tener su recompensa, y así sería de no ser por los impuestos, las trabas burocráticas y la idiotización masiva para que creáis que sin papá estado no os valdríais por vosotros mismos.
    7. En efecto, dos partidos políticos SOCIALDEMÓCRATAS alternándose en el poder, robando y campando a sus anchas. Pero como no es suficiente pedís más estado, para que los que vengan después puedan robar más.
    8. Las jornadas de trabajo extenuantes, el desempleo y la miseria son producto de un ineficiente macro-estado y unas leyes que a costa de engañar a la gente haciéndola creer que les otorgan derechos, les condenan a la pobreza. Fíjate en cualquier país del mundo, más rigidez y leyes = más pobreza. Más libertad económica = más riqueza, prosperidad y progreso.
    Lee “Economía en una Lección”, “La Rebelión de Atlas” o “El corazón invisible”, si tan sólidas son tus creencias no tienes nada que perder ¿o te puede el miedo a abrir los ojos”?

  2. juanma   •     Autor

    Pues precisamente me leí “La Rebelión de Atlas” este verano, y reconozco que es una novela entretenida, pero como ensayo ideológico me pareció infumable y de un tendencioso que tira para atrás. Pero entiendo que a los liberales os entusiasme… es todo un alegato al darwinismo social y a la codicia (además, creo que le sobran como 500-700 páginas). Hubiera preferido que me recomendases algo de Hayek… de Jesús Huerta de Soto leí “Dinero, crédito bancario y ciclos económicos”, libro que te recomiendo. En cuanto a literatura que desafíe tus creencias, te sugiero que leas “Psicopolítica”, de uno de los filósofos de moda, Byung-Chul Han. También te haría bien leer “Chavs la demonización de la clase obrera”. ¿Y qué tal Galbraith? Por lo demás, comparto algunos aspectos del ideario liberal, pero discrepo en lo referente al papel del mercado y del estado…

  3. juanma   •     Autor

    De todas formas es de risa ver cómo los “libegales” utilizan el Estado a su antojo para enriquecerse esquilmando al pueblo. Porque esa es la ideología de los que nos gobiernan, y no otra… así que a seguir buscando a John Galt…

  4. juan galan   •  

    te doy vuelta la tortilla antes que se te queme.. “es lo que la gente quiere”. siguen siendo muy buenas las publicaciones. saludos

  5. Jhon Lee   •  

    El neoliberalismo existe y se diferencia del liberalismo en sus metodos de mercado y politicas de progreso en verdad John Galt el Neoliberalismo y el liberalismo son dos cosas diferentes.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Neoliberalismo

  6. Jhon Lee   •  

    Puede que el Neoliberalismo haya partido de la premisa liberal pero claramente se perdió y se distanció con las exageradas practicas capitalistas que patrocinaron

  7. Señor Miguel   •  

    Pues yo opino que la premisa esta mal planteada. Desde mi punto de vista estas no serían legitimaciones del liberalismo sino del estado burgués en base a un sistema económico capitalista. El propio liberalismo sería una de las superestructuras que apoyarían al sistema socioeconómico junto con las otras superestructuras que has mencionado: La religión, el ocio (Fútbol,), la “meritocracia”,etc…

  8. Luis   •  

    Falta un décimo punto, que ya se vive en estados Unidos y se quiere trasladar a España: los préstamos por estudios (en vez de las becas). Para enganchar a los ciudadanos incluso antes de que sean trabajadores.

  9. beatriz   •  

    Ponganle el nombre que quieran, neoliberalismo, capitalismo, comunismo, socialismo….
    La gente no puede vivir sin el ùltimo TV( cuanto màs grande mejor), sueñan con un auto 0k, etc
    No digo que se lo compren, (porque no pueden), por lo tanto las grandes empresas existen porque nosotros las financiamos, si no compramos fueron, pero tambièn se crearìa desempleo.Gasten menos en espejitos, no miren futbol, no se endeuden, ergo, todos quieren volver a la naturaleza, pero nadie quiere hacerlo a pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *