Manteros : profesión de riesgo…y poco lucrativa

Compartir:

Si hay un trabajo escasamente remunerado y de alto riesgo en su desempeño, ése es el de mantero. Que los manteros ganan una puta mierda ya lo sabíamos…pero que pueden ir al trullo por cometer el ignominioso delito de intentar ganarse las habichuelas, empezamos a saberlo ahora (yo por lo menos). Según la teoría financiera, a mayor riesgo, mayor rentabilidad…y al revés. Un ejemplo lo tendríamos en la figura de un traficante de drogas : asume una serie de riesgos bastante graves (cárcel, muerte por bandas rivales, etc…), pero a cambio obtiene rentabilidades muy importantes en el desarrollo de su inversión. Curiosamente, la actividad de mantero rompe con esa regla sagrada del mundo financiero, aplicable a muchos aspectos de la vida. Un mantero obtiene lo justo para malvivir…asumiendo (insisto) unos riesgos desproporcionados que muy poc@s de nosotr@s aceptaríamos salvo que nuestra situación fuese desesperada. Nada menos que penas de prisión de seis meses a dos años y multa…por la mera “exposición o venta al por menor en la vía pública de copias piratas de CDs, DVDs y productos similares”. ¡¡Qué manía tienen estos inmigrantes de querer llevarse algo a la boca cuando tienen hambre!! Ya le hubiese valido a más de uno hacerse pirata y secuestrar pesqueros españoles…ahí sí que ganas pasta, ¡¡sin ir al trullo!! (sí, estoy pensando en el Alakrana).

Cómo será el asunto de grave que incluso se ha creado una plataforma llamada “Ni un solo mantero en prisión” por artistas que están en contra de cualquier forma de “piratería” (¿pro SGAE?). Bien es verdad que en su manifiesto solicitan al parlamento que los manteros no ingresen en la cárcel, pero también es verdad que no renuncian a otro tipo de sanciones : “Estamos convencidos de que en estos casos existen otros instrumentos jurídicos menos lesivos (derecho administrativo sancionador, por ejemplo) para proteger nuestros derechos”

Me parece loable la iniciativa de esta plataforma, viniendo de quien viene…pero no nos chupemos las pollas (“Lobo” dixit), que éstos son l@s que quieren acabar con las redes P2P, p.e. Que hablen de otros instrumentos jurídicos menos lesivos para proteger sus derechos quiere decir que no renuncian a otro tipo de castigos que no sean la cárcel (multas, p.e), y para un inmigrante sin recursos es una verdadera jodienda (aunque esa parte del texto no habla específicamente de sanciones a los manteros, pero tampoco les eximen de forma explícita…). De todas maneras, tal como está la cosa, ya sería un éxito que estas personas no fuesen a prisión por intentar ganarse la vida (qué fácil es joder al débil)…y mucho cuidadín, no sea que l@s siguientes seamos nosotr@s por descargarnos alguna película con copyright…


4 comentarios

  1. carolink   •  

    Chicos, sabéis que la web sindinero.org (si no entramos a alguna sección) no es vuestra web, ¿verdad?

  2. juanma   •  

    Gracias por avisar carolink…son hackers, que han redireccionado la página.

  3. Hinolita Lamas   •  

    Acabo de leer vuestro comentario de los manteros y se me ocurre una preguntaa: ¿Quién hace lo que venden los manteros?, cuando se trata de comer se entiende que la gente trate de sacar beneficio de lo que encuentra y esa gente o se busca las alubias como puede o realmente se muere de hambre, pero los que producen el materiar que venden los manteros no se morirían de habre si no hicieran eso, pues aún si conocerlos estoy segurísima que tienen donde comer y seguro que bastante bien. Es más fácil agarrar a los manteros. Que conste que no justifico jamás a los aprovechados, pues a veces se justifica a gente que puede resolver su vida sin necesidad de usurpar los bienes de los demás, por ejemplo los ocupas.Los manteros poco le pueden quitar a los artistas, más les quitan las discográficas y no se quejan y el que compara a un mantero no compraría en una tienda porque seguramente no le llegaría el dinero para eso. A ver si de una vez vamos poniendo las cosas en su sitio

  4. Pingback: Sobre el arriesgado oficio de mantero : reflexiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *