Los “inocentes” juguetes del McDonald´s: Manipulación inmoral de tus hijos

Compartir:

juguetes-mcdonald´s

Sin lugar a dudas, los famosos juguetitos que regalan con el Happy Meal de McDonald´s se han convertido en una especie de “arma de atracción masiva” de niños de todo el planeta. En el documental francés No pensi, compri (en catalán, que más o menos se puede entender) nos explican, entre otras cosas, cómo funciona esta inmoral estrategia de marketing. A continuación enumeraré lo más destacable:

– A partir del minuto 7:10 del documental comienza la parte dedicada a los juguetes de la cadena, y empieza con un pequeño test en una clase de niños que no llegan a cinco años. En el mismo se les va presentando una serie de imágenes para que las identifiquen… el símbolo del euro, Apple, la bandera de la Unión Soviética… hasta llegar a la gran M amarilla, que no sólo reconocen sino que además muestran un entusiasmo excesivo ante la misma.

– Luego encuestan a unas madres con sus niños delante de un restaurante de la compañía, y éstas exponen que el motivo de ir allí es el juguetito de marras -en algún caso ni siquiera se comen el menú-. Se hace alusión a un documento confidencial de una cooperativa de propietarios de McDonald´s, que revela un dato demoledor: el 95% de las familias que acuden a sus restaurantes lo hacen por la insistencia de las criaturas.

– McDonald´s dedica muchos recursos financieros para conseguir la implantación duradera de la marca en el cerebro de los chavalines. Roy Bergold, actualmente jubilado y antiguo responsable de publicidad de la compañía, explica la importancia de atraer a críos pequeños : Si podemos conseguir que vengan niños de 4, 5 ó 6 años, seguramente continuarán viniendo cuando sean adolescentes y adultos, y además traerán a sus hijos. Por eso, Ray Kroc (cofundador de McDonald´s) decía que si tenían un dólar para gastar en publicidad, debían gastarlo en publicidad dirigida a los niños.

– Pero hay consumidores que no aceptan esta inmoral manipulación. Una madre de familia de Sacramento (USA) que ha presentado una demanda judicial contra McDonald´s por esta estrategia de marketing, comenta lo siguiente (traducción libre propia): No quiero que mis hijos reciban estos mensajes de marketing -esto es guay, cómete el menú y conseguirás este juguete- y tengan que engullir toda esa comida con alto contenido en grasa, azúcar y sal. Esta estrategia (regalar juguetes) hace que la gente piense que estos alimentos no son peligrosos, ya que se asocian con la marca de la “Barbie”, p.e. Los niños no son capaces de pensar y tomar la mejor decisión para su salud… por eso hay que decirle a McDonald´s que les dejen en paz.

– En Estados Unidos cada vez hay más personas que se oponen a que McDonald´s se aproveche de la vulnerabilidad del cerebro de los niños. De hecho, la ciudad de San Francisco ha prohibido que la empresa regale juguetes en el Happy Meal, y algunos legisladores de Nueva York reclaman que se tome la misma medida.

– Un pediatra de la Universidad de Stanford ha demostrado el impacto de este marketing en los niños más pequeños. El experimento consistió en meter las mismas patatas fritas en dos cajas distintas, una donde no aparecía la marca y otra con el logo de McDonalds, y a continuación dárselas a probar a un grupo de 60 infantes. La inmensa mayoría prefería las patatas del envase de la gran M amarilla… ¡las encontraban más ricas!.

Y todavía habrá quien piense que los juguetitos de McMierda sólo son inocentes chismes promocionales… ay, ay.


4 comentarios

  1. Elena   •  

    Ya lo tenía muy claro, pero este artículo me ha reafirmado en mi convicción de mantenerme lo más lejos posibles de este tipo de sitios!!

  2. anxova   •  

    Bueno, supongo que ante el vicio de pedir, está la virtud de no dar.
    Nosotros vamos alguna vez, o a Telepizza, pero tan de tarde en tarde que nos parece una especie de “aventura”.

    Y si comparamos el precio del menú con juguetito de la última peli con el precio de cualquier un muñequito de esa última peli en cualquier otra tienda, ir a comer allí para conseguir el dichoso juguete es hasta un ahorro. Ya digo, igual no somos buen ejemplo porque vamos poquísimo y siempre más por salirnos un poco de la rutina y darles un premio a los niños que por otra cosa. Desde luego no es nunca la primera opción si tenemos que comer fuera por alguna razón.

    A mí me parece aún peor el fomento desalmado del coleccionismo “a ciegas” de muñecos en niños pequeños. Hay cantidad de muñecos que, como los Pokémon o Gormitis, se venden en sobres opacos y de los que hay cientos, con sus accesorios y demás, con un constante bombardeo en la tele. No es agradable tener que decir “no” a tus hijos con un juguete, pero si se deja ir la cosa, puede uno acabar invirtiendo tranquilamente 300 euros o más en muñecos de entre 2,5 y 3,5 euros cada uno, comprados a ciegas.

    En realidad debería estar muy vigilada toda la publicidad dirigida a estas edades, porque fomentar las marcas, el coleccionismo o el fetichismo en niños tan pequeños, que no son inmunes pero tampoco pueden defenderse de esta manipulación, es algo para mí muy cercano al delito.

  3. alvaro81   •  

    Algunos llevamos ya mas de 10 años (1/3 de mi vida) sin comprarnos una hamburguesa en el Macdonals o Burgers kines….exceptuando aquella vez que volvía a casa en un taxi de Londres , iba completamente borracho y me engañaron….cabrones…..

  4. verdeynegro   •  

    es el capitalismo, te gusta, pues ajo y agua con sus consecuencias, no te gusta, combátelo, mi hija que ya tiene 21 años jamás ha ido conmigo a un mierdaburguer o mackaka, y cuando un familiar lo ha propuesto , me he negado y ofrecido alternativas, ahora pues hace loq eu le da la gana, pero eso es otro asunto :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *