Historia del Primero de Mayo, día de los trabajadores : Mártires de Chicago vs San José Obrero

Compartir:

El Primero de Mayo se festeja San José Obrero, fiesta litúrgica proclamada en 1955 por el Papa Pío XII. Quizás la razón de tal proclamación fue expresar sutilmente el apoyo eclesial a las reivindicaciones proletarias…o quizás algo muy distinto. Sea lo que sea, no deja de ser curioso (e hipócrita) que la Iglesia celebre un día dedicado a los trabajadores en una época de crueles ataques a los derechos laborales, ante la insensibilidad y silencio cómplice de la curia.

El verdadero origen del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, se remonta a la huelga iniciada en EEUU el 1 de mayo de 1886 por la reivindicación de la jornada laboral de ocho horas. Ocho sindicalistas anarquistas, los llamados Mártires de Chicago fueron procesados en una farsa de juicio y condenados (cinco de ellos a muerte) por su participación en dichas jornadas de lucha. Gracias a ellos y otros muchos que arriesgaron sus vidas podemos disfrutar en la actualidad (al menos sobre el papel) de la mencionada jornada de ocho horas, vacaciones pagadas, protección frente al despido, etc etc. Sin embargo, hoy en día todos estos derechos que tanto esfuerzo y sangre han costado, están siendo atacados de forma despiadada sin que San José Obrero interceda desde el cielo por los trabajadores de los que es Patrono. Parece que además de fe se necesita algo más…

Así pues, lo mínimo que podemos hacer es reconocer el sacrificio que hicieron estos hombres hace más de 120 años, contribuyendo notablemente a mejorar el bienestar de la clase trabajadora (y, paradojas de la vida, el de sus verdugos…). Ésta es su historia : historia del 1 de mayo. Los Mártires de Chicago.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *