Emilio, el carpintero que regaló todas sus posesiones y se marchó a recorrer mundo en bicicleta

Compartir:

hacer-dedo

Emilio Rodríguez-Vigil Díaz es un carpintero asturiano de 30 años que, cansado de acumular bienes y consumir, decidió (hace un año y medio ya) liberarse de todas sus posesiones y marcharse a recorrer el mundo en bicicleta. «Tenía una empresa de carpintería, con un taller enorme y una furgoneta, maquinaria y millones de cosas, y, aunque fue un buen aprendizaje, sólo me hacía sufrir. Así que se lo regalé todo a mi socio, que acababa de tener una hija y lo necesitaba para comer, y no mire atrás. No quise un duro y esa fue la mayor felicidad y la mayor liberación de toda mi vida». Actualmente se encuentra viajando por Sudamérica (haciendo dedo, básicamente) con un presupuesto diario de dos euros, ¡y sin los papeles en regla!. Para conocer los detalles de su inspiradora historia: “Regalé todo lo que tenía y esa fue la mayor felicidad de toda mi vida”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *