Couchsurfing vs Hospitality Club vs Staydu vs Global Freeloaders: ¿Cuál es el mejor sitio de alojamiento solidario?

Compartir:

couchsurfing

He traducido como buenamente he podido (con la guía del imperfecto google translate) esta comparativa de los servicios web de alojamiento solidario (o intercambio de alojamiento) más conocidos. Creo que el resultado de la traducción es aceptable, pero el párrafo de Couchsurfing ha quedado un tanto extraño (si alguien quiere mejorarlo, yo encantado). Vamos a ello:

Antes de que la gente alquilase sus habitaciones libres y sofás a través de Airbnb, las ofrecían de forma gratuita a través de otras websites. ¡Y algunos todavía lo hacen! Esta es mi experiencia con algunos de los sitios de alojamiento solidario (no cuento con sitios como WWOOF o HelpX donde se trabaja a cambio de comida y alojamiento, sino sólo aquellos que ofrecen algún tipo de alojamiento gratuito).

1) Staydu:

No soy un gran fan de Staydu, y no es sólo porque tenga un montón de solicitudes aleatorias de amistad de gente desconocida.

Pros:

Variedad de opciones de alojamiento

En Staydu puedes encontrar: alojamiento gratuito, alojamiento de pago y sitios donde hacer voluntariado.

Contras:

Comunidad reducida: No hay una importante base de datos de usuarios. He enviado un par de mensajes a otros usuarios, pero no he obtenido respuesta.

Mala usabilidad de la web: Al contrario que Couchsurfing, aquí no puedes filtrar en función de los límites del hospedaje (por ejemplo, si pueden alojar a dos viajeros) . Tienes que ver cada perfil individual, uno a uno, para conocer los límites establecidos por cada anfitrión.

Barreras iniciales: Para adquirir privilegios de usuario tienes que pagar o realizar actividades (comentando en el foro o redactando posts,p.e)para acumular puntos.

2) Global Freeloaders:

A diferencia de la mayoría de los sitios de alojamiento solidario, Global Freeloaders es bastante directo, como su nombre indica. Aquí no existe una filosofía de fomentar intercambios culturales y experiencias enriquecedoras, sino de encontrar un lugar donde dormir gratis y poco más. Como resultado de este enfoque, la tasa de respuesta es bastante pésima.

Pros:

Ahorro de tiempo: A diferencia de otros sitios “del gremio”, aquí no seleccionas a anfitriones específicos y les escribes un mensaje personal. En vez de eso, escribes una petición masiva a varios destinatarios. Se ahorra tiempo, pero el enfoque impersonal, obviamente, no produce el mismo tipo de respuesta.

Contras:

El sitio es espantoso: El sitio es muy antiguo, y es pésimo. El diseño es un auténtico desastre; los resultados de búsqueda aparecen en una pantalla que se extiende lateralmente, lo que te obliga a hacer scroll hacia los lados.

Comunidad inactiva: Siguiendo mi razonamiento anterior, parece que muy pocos miembros permanecen activos. Creo que he recibido un total de dos respuestas (negativas) de dos anfitriones en Global Freeloaders, y uno de ellos manifestó su sorpresa al comprobar que su perfil aún aparecía como disponible.

3) Hospitality Club:

Hemos estado más acertados con Hospitality Club, lo cual es sorprendente, ya que es otro sitio muy antiguo que está un poco de capa caída. En primer lugar, un anfitrión contactó conmigo nada más registrarme y me ofreció alojamiento en Munich. Luego, al enviar unas cuantas solicitudes a anfitriones de Berlín, uno de ellos me contestó diciendo que iba a estar fuera de la ciudad, pero me remitió a su novio, el cual terminó recibiéndonos en su apartamento. El ratio de respuesta por parte de los anfitriones es probablemente comparable a Couchsurfing, según mi experiencia.

Pros:

Comunidad comprometida: Como sitio consolidado que es, tengo la impresión de que Hospitality Club tiene una comunidad comprometida. Los anfitriones activos parecen genuinamente interesados en conectar y conversar con sus invitados, como fue en nuestro caso.

Contras:

Sitio feo: Es horrible. En serio. Atrapado en un diseño de los años 90. Y aunque la función de búsqueda es más potente que la de Staydu, no es tan fácil de usar como la de Couchsurfing.

Couchsurfing:

Tal vez la madre de todos los sitios de alojamiento solidario del momento, Couchsurfing se ha convertido en los últimos años en un auténtico gigante, gracias a la gran inversión publicitaria efectuada. Como resultado, se está haciendo difícil encontrar anfitriones. Según mi experiencia, tendrías suerte de conseguir alguna respuesta de la mitad de las solicitudes que envíes. Qué leche… sorprendentemente incluso los novatos no parecen molestarse en responder la mitad del tiempo (Un truco: a la hora de remitir solicitudes suelen ser los adecuados, ya que están ansiosos por empezar a usar Couchsurfing y generar feedback). He tenido unos pocos anfitriones que me contactaron para ofrecerme alojamiento después de ver mi itinerario – puedes mostrar los detalles de tus próximos viajes y las fechas en las cuales vas a estar en una ciudad en particular – pero ninguno se llevó a cabo, ya que por entonces tenía la estancia solucionada. También he tenido anfitriones que me dejaron tirado al percatarse de que no era una mujer que viajaba sola.

Pros:

Gran comunidad: Con más de 5 millones de usuarios, tienes las mejores probabilidades de encontrar alguien que te aloje.

Fácil de usar: Couchsurfing en ocasiones falla bajo la presión (supongo que se refiere a cuando hay tráfico elevado de usuarios), y su motor está siendo reconstruido, pero normalmente funciona sin problemas. Puedes filtrar la búsqueda de anfitriones según una serie de criterios y buscar en un mapa.

Más que alojamiento: Couchsurfing es mucho más que la búsqueda de sitios gratuitos donde quedarte. Los eventos son una gran parte de Couchsurfing, y en las grandes ciudades hay actividades nocturnas para todo tipo de personas. También puedes utilizar Couchsurfing para encontrar personas con las que compartir paseos (como hicimos en Islandia) y para pedir consejos de viaje en las páginas locales de la ciudad.

Contras:

Está perdiendo sus valores originales: Una queja común sobre Couchsurfing es que ha crecido demasiado. Que la comunidad ha cambiado y está llena de oportunistas. La sensación general es que hay demasiados viajeros en estos días e insuficientes anfitriones. Me molesta que los bloggers y los principales medios de comunicación promocionen Couchsurfing simplemente como una herramienta para viajar gratis. Si la gente sólo recibe pero no da, pronto no quedará nada (Se trata de compartir, – o por lo menos, esa es la idea original-)

Conclusión final:

Alojarte con anfitriones solidarios puede ser una experiencia impagable, pero no es un camino fácil de tomar. Puede ser difícil no tomarte el rechazo como algo personal. Cuando los anfitriones han desarrollado plenamente sus perfiles, me esfuerzo mucho en encontrar intereses comunes y personalizar las solicitudes, y normalmente recibo sentidas negativas agradeciéndome mis amables mensajes. Implica mucho trabajo sin garantía de éxito.


1 comentario

  1. A pesar de que la organización de Couchsurfing parece la mejor de todas, eso se debe a que su política ha pasado a ser la de una empresa con fines sociales. Pero no deja de ser una empresa, que busca también beneficio económico y que invierte en publicidad y marketing.
    Evidentemente, con esa base de datos de usuarios, algo está haciendo bien y es cierto que las actividades propuestas como comunidad couchsurfing enriquecen mucho el proyecto.
    Hay una más, a parte de las mencionadas: Bewelcome, más actualizada que la mayoría, salvo, en todo caso, Couchsurfing.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *