Cómo surge el fanatismo y por qué es tan difícil de erradicar

Compartir:

El siguiente vídeo, con una duración de casi 6 minutos, nos explica de forma muy simple cómo surge el fanatismo y por qué es tan difícil de erradicar. La verdad es que la parte científica que habla de neuronas atrofiadas no termina de convencerme mucho, ya que reduce el asunto a una cuestión de enfermedad mental, aunque creo que una gran mayoría de personas coincidimos en la gravedad de los problemas sociales que genera el fanatismo, sea de tipo religioso, político, o de cualquier otra índole. En lo que diferiremos es en a quién debemos otorgarle la consideración de fanáticos, y por supuesto no se nos ocurrirá pensar que quizá nosotros mismos podríamos ser incluidos en tal categoría al revisar nuestro sistema de creencias. Por lo menos espero que el vídeo sirva para cuestionarnos a nosotros mismos y ayudarnos a entender mejor ciertas dinámicas sociales prescindiendo -al menos por un momento- del dogmatismo y los prejuicios…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *