Cómo meter tu “cabeza decapitada” dentro de un frasco

Compartir:

cabeza-decapitada

La verdad es que la idea que presentamos hoy en el blog no deja de ser una soberana chorrada, pero a mí por lo menos me parece de lo más molón que he visto últimamente. Se trata de meter tu propia “cabeza decapitada” dentro de un frasco… pero tranquilos, no es necesario coger la motosierra y poner la casa perdida de sangre. Lo que vais a introducir en el frasco es una imagen plana de vuestro cabezón, creando una sensación bastante real y desagradable. El objetivo es meter el espeluznante bote en el frigorífico y pegarle un buen susto a vuestras víctimas-objetivo… sin embargo, también podéis darle un uso decorativo (me imagino su imponente presencia en el salón) y sorprender a vuestros invitados con vuestro exquisito “buen gusto”…

Al lío… aquí tenéis el tutorial del invento. Ya os avanzo que hay que currárselo; requiere un trabajo de edición de imágenes y alguna que otra tarea manual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *