Cómo desembarazarte de los Testigos de Jehová

Compartir:

testigos-jehová

Pongámonos en situación: Es domingo por la mañana y estás tan a gusto en la piltra, durmiendo a pierna a suelta. Suena el timbre… tras el sustazo de rigor, acudes raudo a abrir la puerta (el sueño hace que te olvides de la mirilla). Y ahí los tienes… impecablemente vestidos, con su inseparable maletita y una sonrisa celestial… son los Testigos de Jehová, intentando cumplir una misión de vital importancia: Salvar tu alma y evitar que el temido Armageddon te churrusque como a un ninot.

Una vez recuperados del shock, es probable que lo primero que se nos pase por la cabeza sea llamar al vecino y pedirle prestada la motosierra los puños de Mazinger Z. Pero no es necesario importunar a nadie… existen métodos de defensa infalibles, mucho más pacíficos, que explotan las debilidades de estos molestos mamíferos (ver vídeo):

¡¡Bingo!! A los Testigos les pone enfermos oír hablar de Satanás y los espíritus diabólicos. Nunca intentarían salvar el alma (ya condenada) de, por ejemplo, Marilyn Manson o Alberto Chicote. Sin embargo, quizá prefiráis recurrir a otro anatema peliagudo de esa secta: La pornografía. Os contaré cómo lo plantearía yo: Si ellos quieren introducir “La Atalaya” en mi hogar, tendrán que estar dispuestos a pasar una dura prueba de fuego: Ver “Pink Flamingos” con un servidor comiendo altramuces (de acuerdo, no es porno estricto, pero el vómito está asegurado). Evidentemente, para cuando hayan visualizado la famosa escena en que Divine come excremento de perro, habŕán perdido la fe y renunciado de por vida a sus fechorías dominicales. Un “win to win” en toda la regla…


2 comentarios

  1. Pilar   •  

    Ja, ja! que bueno! lo malo es que te levantan de la cama…

  2. Vero   •  

    Otro truco más facil que puedes aplicar cada vez que te asedie un testigo de jehova o un tio de una ong, es decir que ya eres testigo de jehova o que casualmente ya estas donando a esa ong o a otra. Yo lo hice así y me dejaron en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *