Campaña contra la violencia policial : ‘Una porra, un cuadernillo Rubio’

Compartir:

Veo mucha crispación y rabia contenida por la desmesurada actuación de la Unidad de Intervención Policial (antidisturbios) en las protestas estudiantiles de estos días. No nos dejemos vencer ante las llamadas a la violencia y otras barbaridades que se vengan oyendo…utilicemos el coco. Propongo una campaña educativa para reprogramar a estos aprendices salchicheros de Chuck Norris, con el objetivo de dotarles de las herramientas intelectuales mínimas que les permitan guiarse por la vida como auténticos seres civilizados, de los que no van pegando porrazos a menores de edad. El trabajo es arduo y peliagudo, pero no perdamos la fe en su reinserción social. Empecemos construyendo la casa desde los cimientos…acometamos una intensa campaña de alfabetización de los elementos más embrutecidos de la Unidad de Intervención Policial. Que aprendan que con un canuto se puede hacer algo más que sacarse la cera de los oídos. Sólo así podrán desarrollar empresas más elevadas (como leer El Jueves sin sufrir convulsiones). Pero necesitamos medios, compañeros…hagamos una colecta para adquirir unos cuantos miles de ejemplares de los míticos cuadernillos de Rubio, y enviémoslos a los centros policiales para canjearlos por las porras con las que nos sacuden sin contemplaciones. La campaña tendría el nombre de ‘Una porra, un cuadernillo Rubio’.

Yo aprendí a escribir con este material, y me ha ido de puta madre (sólo tenéis que leer la mierda que escribo…). ¿Por qué no les iba a ir igual de bien a estos angelitos incomprendidos por el resto de la sociedad, cuyo único pecado es ser un poco zambombos?. Démosles una oportunidad…la alfabetización es un primer paso.

En cuanto al destino de las porras canjeadas en la campaña, he pensado que podrían venderse como juguetes sexuales (el morbazo de su origen atraería a más de un@) y destinar los beneficios de las ventas a pagar la calefacción de los alumnos del Lluís vives. ¡¡Está todo pensado!!


3 comentarios

  1. evazllu   •  

    Al margen de la ironía y el sarcasmo que desprende su articulo, debo decirle que los integrantes de la U.I.P, si tienen mi edad también aprendieron a escribir con dichos cuadernillos y la única diferencia entre ellos y yo, es el puesto de trabajo. Pues eso, como habrá adivinado yo también soy Policía Nacional y tengo que confesarle una cosa, en los días de Luna llena cuando detenemos a un menor, reunimos el aquelarre, llenamos el caldero de agua y lo ponemos sobre el fuego hasta hervir, echamos allí al chaval y los diablos con uniforme organizamos un festín…. A esto se le llama ironía cómica o esa es mi intención, ja, ja. En serio, estoy oyendo muchas barbaridades últimamente, buenos días.

  2. juanma   •     Autor

    Pues yo vengo oyendo y VIENDO (hay unos cuantos vídeos que dan fe) muchas barbaridades policiales también, y poco tienen que ver con golpes de ironía (más bien golpes de porrazo).

  3. Alfonso   •  

    Excelente tanto el artículo como la contestación de evazllu. La ironía inteligente se agradece, al menos por mí.
    Un cordial saludo para los dos.
    PD. Espero que cuando estés frente a mí, pienses (que seguro que lo haces por lo que veo, y es de agradecer) porque no me me voy a quedar de brazos cruzados con la que nos están dando, y no hablo de la policía en este caso.
    :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *