Calcula la potencia eléctrica que necesitas y ahorra dinero

Compartir:

A la hora de bajar la potencia eléctrica que necesitas en tu hogar y conseguir así ahorrar un dinerillo es necesario hacer unos cálculos y estimaciones. Pero antes hay que aclarar dicho concepto:

Potencia eléctrica: es la cantidad de energía que se usa por segundo. Es decir, se trata de la velocidad con la que se “consume” la energía. Para conocer la potencia eléctrica de un electrodoméstico solo hay que consultar el folleto informativo del mismo o la placa que suelen tener debajo.

Y ahora viene la gran pregunta: ¿Qué potencia contrato con la empresa proveedora de tal manera que no pague más de lo estrictamente necesario? Evidentemente no es la suma de la potencia de todos los aparatos del hogar, ya que no los utilizo todos al mismo tiempo. Entonces debo estimar qué aparatos pueden llegar a estar conectados simultáneamente en los momentos punta, teniendo en cuenta que si contrato poca potencia saltará el ICP (Interruptor de Control de Potencia) en cuanto tenga varios cacharros funcionando (lavadora, horno, vitro… ).También puedo optar por disponer de una potencia excesiva y abonar el sobrecoste; así garantizaría que el ICP nunca salte… pero esta alternativa no nos congratula…

Así pues, toca trabajar un poco. Recopilemos toda la información sobre la potencia de todos y cada uno de los aparatos importantes que tenemos en casa, excepto los pequeños electrodomésticos. Sabemos que los que más consumen son el horno, el lavavajillas, la lavadora, la calefacción eléctrica… el frigorífico tiene un consumo por unidad de tiempo reducido, pero recordemos que está encendido las 24 horas…

Finalmente llegaremos a una cifra total, la cual incluirá una estimación de 1.000 W de los pequeños electrodomésticos, que -según aconsejan algunos- dividiremos entre tres para tener en cuenta la no sincronicidad de los encendidos. Pero ojo, porque este resultado deberá dejarnos potencia suficiente para encender al mismo tiempo los aparatos que solemos conectar en nuestros momentos punta.

Aquí puedes localizar valores aproximados de las potencias de los electrodomésticos usuales, por si os da pereza averiguar la de los que tenéis en casa.

Y ya estamos en condiciones de comparar nuestra demanda punta con la potencia actualmente contratada. Si concluimos que podemos ahorrarnos un dinero, habrá que contactar con nuestra compañía suministradora y consultar las condiciones del cambio de potencia (también es recomendable preguntar a alguna asociación de consumidores, para contrastar informaciones… ). Creo que merece la pena dedicarle tiempo al asunto, ya que podría darse el caso de que le estuviésemos regalando dinero a la poderosa mafia eléctrica, que ya nos lo roba por otro lado…

Fuente: Aproxímate, de Javier Fernández Panadero


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *