Averigua tus prejuicios (raza, género, diversidad sexual… ) con los Tests de Asociaciones Implícitas

Compartir:

prejuicios

Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad son los prejuicios existentes hacia otros grupos humanos distintos a aquél al que pertenecemos. Se cree que la base de la mayor parte de dichos prejuicios es el instinto de lealtad a los que consideramos “los nuestros” (lamentablemente aquí entran en juego consideraciones raciales, de género, de clase… ).

La obsesión por la pertenencia o no pertenencia a nuestro grupo de otras personas, puede estar motivada parcialmente por la sensación de asco -según demuestran estudios recientes-. Es decir, el asco provoca que rechacemos a los intrusos sociales junto a su sistema de creencias y hábitos, manteniéndoles alejados de nuestro grupo. Y mira tú por dónde, los más conservadores y xenófobos son los que mayor tendencia tienen al asco, según se desprende de declaraciones del tipo “En los servicios públicos nunca toco la taza del WC con ninguna parte de mi cuerpo”.

En cuanto a la actitud de considerar seres inferiores a los miembros de otros grupos sociales, hay que destacar que es un hecho demostrado por investigaciones radiológicas del cerebro: Lasana Harris y Susan Fiske trabajaron con un grupo de estudiantes al que mostraron imágenes de personas de diferentes grupos sociales. Los escáner cerebrales revelaron que al ver a ejecutivos y deportistas famosos, se activaba el área cerebral asociada con el pensamiento sobre otras personas o uno mismo. Sin embargo, cuando aparecían imágenes de toxicómanos e indigentes, dicha área del cerebro no se activaba… lo que se activaban eran las zonas cerebrales asociadas al asco. ¡Toma ya!.

Bien… llegado a este punto, debo decir que en los párrafos anteriores me he limitado a resumir lo que he leído sobre el tema de los prejuicios en un libro cuya lectura recomiendo: “A este libro le falta un tornillo. Verdades y mentiras de la psicología popular” (de Christian Jarrett y Joannah Ginsburg). Y ahora vamos a la segunda parte del post… reconocer actitudes sociales negativas, actitudes que muchas veces mantenemos (consciente o inconscientemente). Para ello vamos a introducir una herramienta para evaluar nuestros prejuicios, superando el obstáculo de nuestra autocensura (autocensura que realizamos buscando aceptación social); son los Tests de Asociaciones Implícitas. Parten de la idea de que la facilidad con que asociamos dos categorías (ejemplo: “piel oscura” y “calidez”), puede condicionar nuestra velocidad de respuesta al pulsar una tecla del ordenador para responder cuando las mismas son exhibidas. Lo entenderéis mejor cuando realicéis algunos de estos tests: https://implicit.harvard.edu/implicit/spain/selectatest.jsp. Yo he efectuado el de “Raza”, y oye… qué tranquilo me he quedado, los resultados del test me han indicado que no soy una persona racista, pero igual me llevo alguna sorpresa en otros tests. ¿Os animáis a evaluar vuestros prejuicios?…


3 comentarios

  1. Miriam   •  

    Jopeta, tá en inglés.

  2. Iz   •  

    @Miriam, los tests en sí están español, sólo hay que pasar por un corto diálogo web en inglés antes de llegar.

  3. Rosa M. Font   •  

    Esos test están mal hechos. He intentado el de la raza cuatro veces y en todas ha salido un resultado distinto. Y sospechosamente coincidente con la raza y color de piel que he dicho que era la mía. Vamos, una estafa de test.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *