Arrendamiento de nichos familiares en cementerios…un lujo en tiempos de crisis

Compartir:

El descanso eterno de nuestros familares fallecidos también es objeto de negocio (como no podía ser menos). Ya en su día hicimos algunas propuestas para ahorrarnos los cuantiosos gastos funerarios cuando tocase afrontarlos…pues bien, ahora partimos de la siguiente situación : tenemos los restos de un ser querido “reposando” en un nicho o tumba, y el período de cesión del mismo expira y toca pasar por caja (se trata de arrendamientos renovables, generalmente a cinco años). El coste es muy variable, varía según localidad entre 55 y 409 euros (tengo la duda de si estas cifras son a nivel nacional o hacen referencia al área del Campo de Gibraltar, aunque creo que son buenas referencias en cualquier caso). Por supuesto, con la que está cayendo, soltar esos dineros por tener cuatro huesos en un sitio cerrado, suena a gasto totalmente prescindible. ¿Qué opciones tenemos?

– Nichos compartidos : pues lo mismo que los pisos compartidos pero sin problemas de convivencia. Se divide el coste del alquiler entre varios, ahorramos pasta, y aquí paz y después gloria.

Cremar los restos y trasladarlos a un columbario (bóveda con nichos donde depositar las urnas con las cenizas). El trámite puede ser gratuito, y las concesiones a 50 años son bastante asequibles (por ejemplo…unos 300 euros en el cementerio de Deva, Gijón).

Trasladar los restos a una fosa común : supone una tasa cuyo importe depende del ayuntamiento. No sé exactamente a cuánto puede ascender, pero si una inhumación en fosa común puede salir por 200 euros (en ayuntamiento de Mundaka, p.e), y teniendo en cuenta que habría que incluir el traslado del “material” desde el nicho, nos hacemos una idea aproximada de la cifra.

Cremación de restos y esparcirlos en parques de cenizas o pebeteros acondicionados (si los hubiere). Aquí sólo se pagaría la tasa por la incineración (insisto…depende de la localidad)…lo demás suele ser gratuito.

Y esto es lo que hay…será cuestión de despojarnos de prejuicios estúpidos y pensar que a nuestros seres queridos que hayan hecho el “tránsito” les importa un pimiento lo que hagamos con sus restos.


1 comentario

  1. Pingback: Alternativas al arrendamiento de nichos familiares en cementerios (un lujo en tiempos de crisis)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *