Ahorrador o Rata: Trucos de ahorro ingeniosos… o muy cutres

Compartir:

ahorrador-rata

Hoy he descubierto un nuevo blog de ahorro que incorporar a nuestro zurrón virtual: Ahorrador o Rata. Su planteamiento es bastante original, comparado con otras propuestas del mismo nicho: Los usuarios son los que nutren el sitio con sus anécdotas de ahorro, cuya utilidad es valorada por otros miembros de la red social, los cuales deciden si dicho truco es “ahorrador” (si se trata de un buen método para economizar) o “rata” (se ha pasado de cutre y tacaño). Y es que es la línea que marca ambas categorías puede llegar a ser muy delgada, dependiendo de nuestra subjetividad el que un truco determinado esté en un sitio u otro.

Para hacernos una idea… algunas anécdotas consideradas mayoritariamente de “ahorrador”:

– Guardar bolsas de plástico en un cajón para llevarlas luego al supermercado y evitar pagar por las suyas.

– Utilizar camisetas publicitarias en vez de pijamas.

– Conectar el lavamanos al inodoro para reutilizar el agua con la cual te lavas las manos.

– Disfrazarte de bebé en los carnavales y camuflar el alcohol en los biberones para ahorrarte los cubatas…

De las anécdotas “ratas” tendríamos esperpentos tales como:

– Reutilizar preservativos lavándolos después del acto.

– Pedirte un café en un bar, esperar al momento oportuno… y coger la propina que hayan dejado otros clientes cuando nadie mira.

– Merendar en el supermercado lo que te apetezca, abandonando el envase en cualquier estante.

Yo voy a aprovechar para contar una anécdota de un colega mío: Cuando fue a visitar a su madre que estaba hospitalizada, se comió las sobras del menú que habían servido a la mujer para no pagarse un bocata en el bar del hospital. ¿Ahorrador o rata? Yo lo tengo claro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *