¿A quién beneficia esto? (Piensa mal y… ¿acertarás?)

Compartir:

antivacunas
Antivacunas acojonando al personal…

Una pregunta ineludible que siempre debemos hacernos si queremos encaminarnos hacia la verdad de algún asunto es: ¿A quién beneficia esto? Veamos un ejemplo:

Hace no mucho tiempo apareció en la prensa británica una noticia sobre un estudio que “demostraba” que zampar chocolate producía más placer que besar. ¿A quién beneficiaría esto? A los fabricantes de chocolate, evidentemente. ¿Y quién financiaba dicho estudio? ¡Bingo! Has dado en el clavo…

Otro ejemplo mucho más dramático la tenemos en la guerra de Irak… la tesis ya clásica de que tal conflicto fue provocado para beneficiar a las corporaciones estadounidenses, se origina en la obligada pregunta Cui Bono? (¿A quién beneficia?). De hecho, mucha gente asume que la política exterior del Tío Sam funciona siempre así…

Lamentablemente, aun siendo Cui Bono? una excelente pregunta que nos llevará con frecuencia a conocer la realidad de los hechos, muchas personas la acepta como una llave maestra de la verdad, sin llevar a cabo ningún otro escrutinio (o dando por buenas falsas evidencias). De esta manera, habrá meteduras de pata importantes, como por ejemplo la de los conspiranoicos del 11-M. Otro ejemplo paradigmático, en el campo de la salud:

Es cierto que la industria farmacéutica ha perpetrado una toda una serie de malas prácticas (alguna criminales, ya que han costado muchas vidas humanas). Por lo tanto, parece lógico concluir que la polémica vacuna triple vírica, a la que se ha relacionado con el autismo, responde a otra conducta irregular de las farmacéuticas, más interesadas en mantener su negocio que fomentar la salud pública (en definitiva, en última instancia se trata de contestar la pregunta “¿A quién beneficia?”). No obstante, el miedo es infundado, ya que los estudios disponibles no han demostrado la conexión entre autismo y la vacuna. Es decir, debemos ser siempre muy cautos con el “Cui Bono” y tener en cuenta toda la información que contradiga sus conclusiones… y aun así nunca obtendremos un 100% de certeza…

Fuente: ¿Se creen que somos tontos? (Julian Baggini)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *